UNA NUEVA TEORIA SOBRE ARTRITIS BASADA EN LAS LECTURAS DE EDGAR CAYCE

Estándar

UNA NUEVA TEORIA SOBRE ARTRITIS BASADA EN LAS LECTURAS DE EDGAR CAYCE por Carol Baraff

Revisado y publicado en 1993 Por Heritage Publications P.O. Box 444 Virginia Beach, VA. 23458-0444

PREFACIO

Dado que tengo más de 40 años de estudio de la artritis y de sus efectos dolorosos, estuve encantado de tener la oportunidad de escribir un prefacio para este estudio completo de las 150 lecturas de Edgar Cayce sobre la artritis. Debo confesar que, en mi calidad de médico ortopédico, abrigaba una considerable cantidad de duda sobre el diagnóstico psíquica. Pero en la medida en que fui avanzando en el estudio del área de la metafísica, aumentando mi conocimiento de las leyes espirituales que gobiernan el universo, y gradualmente logré una visión más amplia de la realidad. Esto fue particularmente cierto luego de investigar recientemente las historias clínicas de pacientes que fueron curados mediante lecturas médicas. Me convencí de que había mucho que podía hacerse un gran beneficio de pacientes para quienes hasta el momento la ciencia médica no ha sido capaz de ofrecer más que un tratamiento paliativo.

La profesión médica se ha vuelto en años recientes más abierta hacia métodos no ortodoxos del tratamiento de enfermedades, como lo demuestra el gran interés en la acupuntura y la gran cantidad de doctores que atienden los simposios médicos A.R.E. Este folleto es de particular interés para el médico moderno por varias razones: la artritis todavía no tiene una explicación científica sobre sus causas, todavía no tiene una cura conocida, y hay una conciencia creciente sobre el hecho que el cuerpo, la mente y el espíritu no son entes separados sino los componentes de un todo.

He tenido el privilegio no solamente de estudiar el material de Cayce durante 17 años sino de estar activamente involucrado en la investigación médica con varios psíquicos en Virginia Beach. Lo que me impresionó particularmente tanto de las palabras de Cayce como de las lecturas actuales es lo altamente individualizadas que son las recomendaciones para los tratamientos. Parecería lógico por lo tanto preferir una lectura individual para una condición más sería que tratar de aplicar recomendaciones de lecturas que fueron originalmente hechas para otras personas. Por su puesto, cuando esto no es posible ni conveniente, las lecturas de Cayce ofrecen una nueva esperanza de tratamiento para muchas enfermedades.

Aunque este trabajo no es la primera revisión de un tema médico de las lecturas de Cayce, es ciertamente una de las primeras. Espero que sea seguido de mucho más, que revisen los más de 200 temas de las lecturas de Cayce que tratan del cuidado del cuerpo humano.

Firma: George G. Hollins, MD.

“Como fue indicado para la mayoría de las personas y está muy bien en este caso, no se ponga de mal genio, y no maldigan, sea mentalmente o en voz. Esto lo envenena más que consumir comida podrida.” Lectura 470-37

“Con toda seguridad, las actitudes a menudo influencian la condición física del cuerpo.”  Lectura 4021-1

“La hidroterapia y los masajes son medidas tanto preventivas como curativas. La limpieza del sistema permite que las fuerzas corporales funcionen normalmente y eliminen venenos, congestiones y condiciones que de otra manera sería agudos en el cuerpo.” Lectura 257-254

“Si se aplica masajes de aceite de cacahuete una vez a la semana, nunca sufrirá de reumatismo ni de las condiciones concurrentes provenientes del hígado y del riñón.”
Lectura 1206-13

“Quienes se realicen un masaje de aceite de cacahuete una vez a la semana no deben temer a la artritis.” Lectura 1158-31

INTRODUCCION

La artritis es una enfermedad que actualmente afecta una enorme cantidad de la población. Se calcula que 80 millones de americanos sufren alguna forma de artritis, lo que la convierte en la enfermedad más común del país. Los reumatólogos americanos han identificado cerca de 100 distintos tipos de artritis, todos caracterizados por dolor en las articulaciones y los músculos. Aunque la artritis se refiere principalmente a la inflamación de las coyunturas, el término también se usa para una cantidad determinada de enfermedades relacionadas que afectan el sistema músculo esquelético. La forma más común de la artritis es la osteo artritis o enfermedad degenerativa de las articulaciones que es causada principalmente por el desgastes de las grandes articulaciones como la cadera y las rodillas y que frecuentemente se relacionan con el envejecimiento. Menos familiar pero más estropeado es la artritis reumática, que se caracteriza por dolor e inflamación. La forma reumática usualmente se manifiesta como una enfermedad crónica y progresiva que en algunos casos deforma las articulaciones. La artritis reumático juvenil es una forma relacionada de la artritis que afecta niños y adolescentes con síntomas leves y severos. Otras formas comunes de enfermedades artríticas son la gota, la bursitis, la tendinitis, el lupus erethematosis sistémico, y la espendolitis aquilosante.

Desafortunadamente, la medicina moderna no ha encontrado una cura para la artritis. Aunque las remisiones temporales son frecuentes y una minoría experimenta una desaparición de los síntomas, tales fenómenos, si bien incentivan a los investigadores, permanecen inexplicados. La ciencia sólo puede ofrecer una cantidad limitada de técnicas para reducir el daño global causado por la enfermedad, tales como drogas, cirugía y terapia física. La droga más común en el tratamiento de la artritis es la aspirina, que además de sus propiedades analgésicas suprime la inflamación. La aspirina se considera el contra inflamatorio que tiene la menor cantidad de efectos colaterales en relación con sus beneficios. Aunque la cortisona y otros esteroides similares son las drogas más potentes, su uso extendido se ha asociado con efectos laterales serios, y la enfermedad tiende a empeorar cuando el tratamiento se interrumpe. Además la cortisona interfiere con el funcionamiento de la adrenalina, incapacitando la respuesta del cuerpo al estrés.

A la vista de tal situación desesperanzadora, no es sorprendente que muchos enfermos de artritis se nieguen a un destino de dolor y rigidez y recurran a métodos no convencionales de sanidad. Sin duda algunos son pura charlatanería y pueden causar más daño que ayuda, pero otros como las recomendaciones contenidas en las lecturas de Edgar Cayce han reportado alivio genuino a una cantidad creciente de pacientes. Estos tratamientos y como y porque funcionan son el objeto de este folleto.

El aspecto no convencional más llamativo de los tratamientos de Cayce es su fuente psíquica. Edgar Cayce fue uno de los psíquicos más talentosos de nuestros tiempos y ha sido catalogado por la revista médica americana como el padre de la medicina holística. Estando en estado de trance auto inducido, tenía acceso a información sobre cualquier tema, incluyendo problemas médicos. Aunque estas lecturas fueron dadas para individuos específicos, muchos pacientes han obtenido beneficio siguiendo sus consejos más generales y repetidos. Este resumen de los temas recurrentes de las lecturas sobre la artritis ofrece una nueva dirección para la sanidad mediante métodos naturales.

La aproximación de Cayce hacia la sanidad es única en varios aspectos. La mayoría de los tratamientos que sugiere son de una naturaleza tan moderada que no pueden hacer daño aún si no curan, y muchos pueden ser usados con seguridad al mismo tiempo que tratamientos convencionales. Estos tratamientos no involucran drogas sino métodos naturales tales como dieta, hidroterapia y masajes. Adicionalmente, las lecturas ofrecen sanidad para toda persona mediante el señalamiento de áreas en las que se necesita trabajo relacionado con las actitudes y las emociones. Esto es un reconocimiento de los factores psicosomáticos de la artritis. Las lecturas de Edgar Cayce también son únicas en que ofrecen tanto las causas como los tratamientos de la enfermedad, siendo una fuente de gran valor para la medicina preventiva. Muy relacionado con este aspecto es el énfasis deliberado de las lecturas en el tratamiento de la enfermedad mediante la identificación y la eliminación de las causas primordiales enraizadas en los patrones de conducta cotidianos que surgen de nuestras intensiones y estilos de vida. Esta es la gran razón del enfoque de Cayce en el establecimiento de hábitos y actitudes nuevos y más constructivos en vez de simplemente aliviar los síntomas.

Las lecturas sobre todos los temas están disponibles al público en la Asociación para la Investigación y la Iluminación, o A.R.E. en ingles, Box 595, Virginia Beach VA, 23451. Durante las últimas décadas sus contribuciones potenciales al tratamiento de la artritis han aumentado en valor en la medida en que los enfermos se han multiplicado. Una situación que complica el análisis de las lecturas es el sistema original de indexación. Por ejemplo, a veces es imposible determinar el tipo de artritis involucrada. También parece que muchas de las lecturas sobre la artritis fueron dadas en casos en los cuales había otras enfermedades presentes como anemia, congestión o neuritis. Por estas razones, con frecuencia era difícil emparejar los diversos tratamientos recomendados con una enfermedad particular. Se espera que la investigación futura provea nueva información y altere los hallazgos aquí expuestos. Este folleto se considera un estudio inicial del tema, aunque representa 400 horas de investigación.

Un estudio a profundidad requeriría una mayor investigación de las lecturas para determinar los tratamientos típicos para varias combinaciones de síntomas. Los resultados deben ser estudiados por doctores dispuestos a experimentar con las terapias de Cayce. El doctor William McGarey, director de la Clínica A.R.E., 4018 N. 40th. Street, Phoenix, AZ. 85018, ha estudiado las lecturas de artritis y ha aplicado algunos tratamientos a sus pacientes. Sus comentarios se incluyen en el archivo de artritis, una colección de cuatro volúmenes de lecturas psíquicas de personas con la enfermedad en la biblioteca de la A.R.E. El acceso a este archivo esta disponible, así como lo está una lista de doctores que están interesados en trabajar con las recomendaciones de Cayce. Aunque estas recomendaciones podrán parecer enormemente no convencionales, se podrá notar que hay hallazgos médicos que los soportan. Cayce era un adelantado de su tiempo a pesar de las enormes cantidades de opiniones médicas ortodoxas en el sentido contrario.

El lector debe recordar que un tratamiento individual debe ser determinado por un doctor quien es la persona mejor calificada para evaluar la tasa en la cual se puede realizar una limpieza sin saturar el sistema. Aun considerando esto, es típico de la aplicación de los tratamientos de Cayce que la enfermedad empeore por un breve periodo de tiempo antes de mostrar mejorías significativas.

Esperamos que la información resumida en este folleto sea una promesa de alivio para los pacientes e incentive la investigación de las causas y el tratamiento de la artritis.
Publicaciones Heritage espera sus comentarios, así como la clínica A.R.E. y la A.R.E.

CAUSAS DE LA ARTRITIS

Mala Asimilación y Eliminación

La mala eliminación y su contra parte la inadecuada asimilación fueron frecuentemente asociadas con la artritis en las lecturas de Edgar Cayce. De hecho parece claro a partir de la revisión de las lecturas de artritis que los desordenes de los órganos de digestión y eliminación estaban típicamente involucrados. Estos dos factores interrelacionados fueron identificados como una causa primaría en el 7% de los casos clasificados como lecturas de artritis. En otro 1% de estos casos, el desequilibrio intestinal fue directamente citado como un factor en el desarrollo de los síntomas de la artritis. La mala asimilación y eliminación están normalmente relacionadas, y ambos son síntomas de un desequilibrio básico del cuerpo. Se halló que otras condiciones anormales contribuían en los disturbios intestinales lo que a su vez llevaba a un escalamiento de estas condiciones. Los casos de artritis que fueron atribuidos a malestar del hígado, riñones o vejiga han sido incluidos en esta categoría.

Simplificando drásticamente la mala asimilación consiste en que los alimentos adquiridos por el cuerpo no son utilizados por el sistema, por lo que algunos nutrientes valiosos no están en el cuerpo. La mala eliminación se refiere a la remoción inadecuada de sustancias de desperdicio del cuerpo por medio de los pulmones poros de la piel intestinos y riñones. La constipación es una forma común de mala eliminación, que puede o no estar presente.

Se halló que la eliminación alterada se originaba con la producción de exceso de ácido estomacal, una condición desencadenada por la internacionalización de la ira y otras emociones relacionadas con el estrés. El ácido excesivo interfiere con el funcionamiento del sistema linfático. El hígado se vuelve menos activo y produce menos encimas necesarias en el proceso digestivo Esto afecta la adecuada asimilación, lo que resulta en una reducción de las fuerzas que bajo condiciones normales estimularían la eliminación adecuada. Dado que no pueden ser utilizadas adecuadamente, algunas comidas se vuelven de hecho toxicas para el sistema y se da una constipación. El material de desecho no eliminado es absorbido por la circulación provocando problemas adicionales así como desordenes en otras áreas del cuerpo. Este es claramente un proceso circular que persiste hasta que se tome medidas para eliminar tanto las acumulaciones de desperdicio como la acidez inicial que origino el problema.

El que alguna forma de artritis u otro desorden se desarrolle en este punto depende del tipo de desequilibrio presente en el cuerpo cuando las eliminaciones se interrumpieron. En la artritis el cambio químico en particular que ocurre involucra desequilibrio glandular o anormalidad circulatoria en un sistema que literalmente está siendo envenenado. Los síntomas de la artritis representan un intento del sistema de satisfacer las mayores necesidades aún a costa de la adecuada reconstrucción de células en las articulaciones y ligamentos. En casos de artritis tanto atrofia como hipertrofia el desequilibrio químico genera un desequilibrio en la retención del calcio. En la primera variedad hay una reducción de calcio y en la segunda una acumulación de calcio. En algunos casos severos el resultado es la deformidad de los dedos de manos y pies y en las articulaciones y ligamentos, acompañado de rigidez crónica y dolor. Este es un proceso gradual resultado de la falta de atención a la necesidad de limpieza física y emocional.

Mala Circulación

Una circulación mala u obstaculizada fue identificada como causa primaria en solo un 1% de los casos de las lecturas pero fue mencionado como un factor de incidencia en el 47% de los casos.

La existencia de una relación cercana entre la mala circulación y la mala asimilación y eliminación es apoyada por muchos estudios que atribuyen un mal funcionamiento al otro y viceversa. En otras palabras si la circulación de la sangre es obstaculizada de cualquier manera el desperdicio no eliminado permanece en el sistema y circula a todas las partes del cuerpo. Esto a su vez causa un mal funcionamiento general de los sistemas de asimilación y eliminación que resulta en una mayor retención del material de desperdicios. Por lo tanto, la circulación a todas las partes del sistema se dificulta aún más, agravando los síntomas artríticos.

Desequilibrio Glandular

El mal funcionamiento glandular fue identificado como una causa primaria de la artritis en el 8% de las lecturas y como un factor de contribución en el 29%. Entre los órganos glandulares específicos mencionados estaban la tiroides y la adrenalina. La falta de coordinación glandular entre el hígado y los riñones también se identifico cono un factor. Generalmente, las glándulas, fuerzas glandulares y sistemas glandulares fueron referenciados en términos generales.

Una glándula se define como cualquier órgano que segrega sustancias para ser usados o eliminadas del cuerpo o transportadas a un órgano que puede producir cambios linfáticos o en la sangre. Las hormonas capaces de activar órganos específicos son secretadas por un tipo particular de glándula conocida como la glándula endocrina. Es obvio que las glándulas juegan un parte crucial en el mantenimiento químico del cuerpo, equilibrio que al ser alterado puede generar artritis. La siguiente es una secuencia típica de causa y efecto que combina información de varias lecturas.

Se alteran las fuerzas glandulares específicamente en relación con los sistemas de digestión y eliminación. Prevalece un desequilibrio químico en el sistema compuesto por una acumulación gradual de toxinas en determinadas áreas del cuerpo. Se generan síntomas artríticos incluyendo resequedad o adherencia en tendones, acumulación de depósitos de calcio en las articulaciones y tendones, crecimiento de articulaciones e inflamación de nervios (neuritis). Sobre impuestas e interrelacionadas con las secuencias físicas de los eventos hay malas actitudes y emociones como ira, etc.

Causas Karmas y Psicológicas

Hay pocas lecturas en las que Cayce no agrega consejos sobre actitud y espiritualidad. No es sorprendente que los factores psicológicos y karmas fueran identificados como la causa primaria en el 15% de los casos.

Definido sencillamente, el karma es la dinámica universal de la causa y el efecto que en sí mismo no es positivo ni negativo. Sin embargo, las enfermedades ciertamente pueden ser vistas como el resultado de un karma negativo. Según el diccionario el karma es la suma de las consecuencias del accionar de una persona durante las fases sucesivas de existencia que determinan su destino.

El karma personal incluye tanto una herencia física de fortalezas y debilidades de los padres, como una personalidad definida con fortalezas y debilidades propias (una herencia psicológica de nosotros mismos por llamarlo de alguna manera). La enfermedad es por lo tanto un karma dual el producto de la personalidad que hemos forjado actuando en el cuerpo o vehículo de expresión que hemos escogido. Sin embargo, nuestro destino psíquico y psicológico nunca es fijo sino que esta sujeto a cambio en actitudes y modo de vida. Esto significa que en una situación en la que la artritis está presente en la familia la tendencia puede ser heredada pero solo se manifiesta como enfermedad en aquellos miembros de la familia, afectados por el estrés emocional suficiente para que la tendencia se convierta en una enfermedad.

La condición artrítica del caso 3249-1 se determino ser parcialmente karma y parcialmente contingente. El karma debía ser superado mediante la gracia, o una conversión interior mediante la creencia profunda del individuo en la divinidad junto con un compromiso para glorificar a Dios en sus actividades diarias. En otras palabras, las condiciones que producen estrés se trascienden mediante la fe y una actitud constructiva. El consejo espiritualmente orientado dentro de las lecturas constituye una receta de curación para toda la persona mediante una terapéutica tanto de la menta y de las emociones como del cuerpo. La primera etapa dentro de este proceso de curación es reconocer el efecto de las emociones negativas sobre la salud física. El estrés se considera como una manifestación del síndrome de luchar o escapar, un reflejo por el cual el cuerpo acelera su respuesta ante una emergencia, El estrés se vuelve factor de enfermedad física o emocional cuando se le niega desfogue mediante la acción. La presencia de los factores psicosomáticos ha sido muy bien documentada en una amplia variedad de desordenes físicos incluyendo la artritis. El doctor Craín, autor del manual El Itinerario de Artritis, cree que la presencia o ausencia de estrés crónico determina todo el curso de la enfermedad a partir de su desarrollo. Específicamente esto significa que las emociones de una persona sobre su enfermedad y otros factores determinan si continuará con una vida activa o si terminará como un invalide crónico.

Investigadores americanos y europeos han hallado una conexión cercana entre el estrés emocional en niños y una enfermedad conocida como artritis reumático juvenil. El Dr. John Baum, profesor de medicina en la Universidad de Rochester, informa que la enfermedad puede ser desencadenada por factores como divorcio, muerte de padres y adopción. Estudios en los Estados unidos y Finlandia han demostrado que un tercio de los niños con esta enfermedad tuvieron experiencias emocionalmente estresantes durante los dos años anteriores a su manifestación.

La lectura 3395 atribuyó la artritis a la falta de eliminación adecuada y luego describió la contra parte psicología de esta represión física como la retención en el ser de elementos que no podían ser expresados. En la lectura 3196-1 la acumulación de resentimiento se determino como el factor más importante en el desarrollo de una condición artrítica dolorosa. Y en el caso 3365 se aconsejo al paciente que si confiaba en Dios como el curador de todas las enfermedades, eliminando los rencores hacia todas las personas, experimentaría una mejoría significativa. Dos grupos de investigación en Finlandia y los Estados Unidos han encontrado que los pacientes de artritis tienen determinadas características psicológicas que los diferencian de pacientes saludables. Las pruebas de la personalidad han determinado que los artríticos experimentan mayor ansiedad, inseguridad y pesimismo neurótico acompañado por temor y renuencia al riesgo. Sin embargo, los investigadores americanos han encontrado que otras enfermedades crónicas como ulceras diabetes y esclerosis múltiple producen perfiles de personalidad similares.

Sea que la causa de una enfermedad es karma, psicológica o conjunta es evidente que la artritis puede ser literalmente un “encuentro con el propio ser” como lo repiten frecuentemente las lecturas. “La mente es el constructor” (un aforismo frecuentemente encontrado en las lecturas) es una verdad que puede llevar a la cura en cualquier aspecto de la experiencia humana.

Tratamientos Previos

Al determinar los orígenes de una enfermedad, Cayce a veces notaba que los tratamientos previos, para la misma condición o para un desorden diferente, habían tenido el efecto de agravar la situación actual. Los tratamientos dañinos fueron la primera causa en el 10% de los casos de artritis. Una variedad de tratamientos médicos puede producir síntomas artríticos aparentes, aunque la mayoría de las lecturas sobre este tema no especificaba el tipo de tratamiento dañino.

Un ejemplo de las lecturas es el caso 1619, un hombre de 52 años que había tenido inyecciones preventivas (inyecciones de inmunización?) años antes de la realización de la lectura. Se le informo que las inyecciones habían tenido efectos adversos en su circulación, lo que había resultado en una condición artrítica.

Varias lecturas advertían contra el uso de sedantes que solo dan alivio sintomático pero que pueden ser dañinos al ser ingeridos continuamente por enfermos crónicos. La lectura 120-3 enfatizo que la aspirina, el analgésico más comúnmente usado por víctimas de la artritis, no tiene el menor efecto curativo; únicamente insensibiliza los nervios del tracto intestinal. La lectura 120-2 añadía que el ácido salicílico, el ingrediente activo primario de la aspirina, causa congestión en el canal de alimentación. Estudios médicos en los Estados Unidos y en Australia en 1974 produjeron evidencia en el sentido que el uso a largo plazo de la aspirina puede causar sangrado estomacal, ulceras, y complicaciones hepáticas y renales.

Reconociendo la necesidad del tratamiento paliativo para el dolor crónico, algunas lecturas incluían instrucciones para la preparación de sustitutos de la aspirina, describiendo la manera en que sus propiedades ayudarían a aliviar el dolor y a curar el mal. Este medicamento nunca debía ser usado indefinidamente, sino que debía ser gradualmente eliminado en la medida en que tuviera efectos curativos. Los ingredientes activos típicos eran tintura de benjuí, aceite de eucalipto, bálsamo canadiense y aceite de trementina. La lectura 120-3 advierte que la aspirina no debe ser usada simultáneamente con este compuesto.

Luxaciones y Heridas en la Espina

La des alineación de las vértebras fue mostrada como una causa primaria de la artritis en el 4% de los casos de las lecturas, y se menciono como factor incidente en un 2% adicional. La mayoría de estas lecturas especificaba el coxis o la parte mas baja de la espina dorsal como la fuente del desequilibrio. Las vértebras que componen la columna vertebral pueden verse des alineadas por una caída o por otras causas internas y externas.

Los impulsos nerviosos viajan por la espina dorsal a todas las partes del cuerpo. En los casos de artritis el área afectada no sanaba completamente, impidiendo el restablecimiento de los impulsos nerviosos normales. Sin el tratamiento adecuado el área permanecía débil, permitiendo la entrada de la artritis.

En una secuencia típica de causa y efecto, una herida a la porción inferior de la espina dorsal causa punzadas nerviosas, afecta el tono muscular, y causa presiones en los órganos pélvicos y en el sistema digestivo. La asimilación y la eliminación son afectadas, interfiriendo con las secreciones glandulares. El desequilibrio glandular y la inadecuada circulación corporal causan la acumulación de depósitos minerales en las extremidades, afectando el movimiento. Si había problemas físicos adicionales con anterioridad a la herida, generalmente acentuarían los síntomas.

Secuencias Típicas Causales

Esta sección está destinada a resumir y clarificar los factores generales en la aparición y desarrollo de la artritis mediante la descripción de las secuencias causales típicas descritas en las lecturas. Estas lecturas se tratan como un todo, aunque las dos categorías de artritis en las que la mayoría de los casos pueden ser clasificados pueden resultar de series diferentes de eventos. Por ejemplo, el Doctor McGarey tiene la hipótesis en sus comentarios a los archivos de artritis que los desordenes glandulares son los que más probablemente resulten en una condición atrófica o reumatismo, que es la forma más severa de la enfermedad. Sin embargo, tal distinción probablemente no pueda ser completamente establecida, como lo muestra la evidencia de lecturas de casos de artritis hipertrofia que mencionan hipo-función glandular. Probablemente más significativa es la observación del Doctor McGarey de que la variedad de la artritis que se desarrolla esta determinada en gran parte por la condición del cuerpo antes de la aparición de la enfermedad. Esta visión permite la posibilidad de secuencias de causa y efecto similares en casos de artritis con síntomas variables.

La causa principal en prácticamente todos los casos de artritis es la eliminación inadecuada, aunque no todas las lecturas definen el problema en ese termino. Algunos se refieren a dificultades en el funcionamiento del hígado, riñones, ducto biliar y sistemas respiratorios o perspira torios. En los casos donde no se menciono en lo absoluto, la mala eliminación se indicaba indirectamente su calidad de causa al recomendar tratamientos específicamente dirigidos a remover desperdicios del sistema. La mala asimilación también puede ser vista como otro aspecto de la enfermedad, pues el uno usualmente sigue al otro. La mala eliminación esta típicamente relacionada con una condición de exceso de acidez del sistema que causa indigestión e inadecuada absorción de nutrientes de las comidas, lo que a su vez obstaculiza las funciones de eliminación. Tales ciclos disminuyen la resistencia del cuerpo a la inyección y allanan el camino para la aparición de nuevos síntomas más directamente asociados con la artritis en particular. Las tres causas típicamente relacionadas no se desarrollan en un orden particular, y pueden o no desarrollarse simultáneamente en el mismo individuo. La mala circulación puede ser leve o grave. La circulación linfática con frecuencia está involucrada. La circulación impide en la medida en que el desperdicio no eliminado se acumula en el sistema. En algunos casos también hay una condición anémica. El exceso de calcio se acumula y se cristaliza en áreas delicadas del cuerpo, resultando eventualmente en rigidez, inflamación y dolor. Cuando hay compresión en la espina, generalmente responde a heridas físicas resultantes del debilitamiento de la tensión muscular adecuada o de una respuesta en el sistema simpático a otras tensiones físicas. Las presiones vertebrales producen impulsos nerviosos hacia ciertas partes del cuerpo, generando mala circulación y estrés en todo el cuerpo. La mala función glandular se puede referir a una glándula particular como la tiroides o al sistema glandular como un todo. Las glándulas pueden ser afectadas por cualquiera de las causas anteriores, generando desequilibrio hormonal.

Tres causas adicionales de la artritis son consideradas como los factores típicos de su desarrollo. Aunque con frecuencia se encuentran tratadas como componentes del tratamiento y no mencionadas como causas, pueden ser consideradas causas implícitas. Una dieta inadecuada o desequilibrada se puede referir al consumo de sustancias claramente dañinas como alcohol, azúcar, etc. o a una dieta que es sencillamente inadecuada para satisfacer las necesidades nutricionales para el cuerpo. Una dieta equilibrada, nutritiva y fácilmente digerible es especialmente importante cuando la asimilación y la eliminación esta afectada. El ejercicio por exceso o por defecto siempre es potencialmente dañino. Cuando el sistema esta afectado por estrés el exceso de ejercicio puede sobrecargarlo. Por otro lado, se puede estimular la circulación mediante una cantidad moderada de ejercicio diario. Las actitudes negativas como la ansiedad y el egoísmo producen estrés. En general, cualquier emoción crónica estresante puede ser considerada no saludable, particularmente si es internacionalizada y no se expresa a las personas involucradas.

Por lo tanto, una típica secuencia de causa y efecto de artritis incluiría tres o cuatro de las ocho causas mencionadas anteriormente. Los siguientes ejemplos son típicos:

En el caso 492, una mujer de 65 años, se describió un suministro de sangre inferior al normal debido a la mala circulación y a la inactividad de las glándulas que normalmente coordinan la función de eliminación. Este estado llevó a la contracción de músculos en las extremidades lo que causo inflamación de los nervios y posteriormente contracción y endurecimiento. Las bajo luxaciones vertebrales en el área superior lumbar contribuyeron a la condición artrítica, impidiendo la circulación e impidiendo la facultad de caminar. Los órganos estaban en buenas condiciones pero el funcionamiento de los riñones y la vejiga se dificultaban por eliminación inadecuada.

En la lectura 2768-1 para un hombre de 44 años, la causa primaria de la artritis era un desequilibrio digestivo debido a la falta de coordinación entre el hígado y los riñones. El sistema era incapaz de eliminar adecuadamente las toxinas resultantes de la ingestión de sedantes y otras sustancias medicinales. Había disminución de movilidad y la circulación lenta estaba produciendo tensión en el corazón. Las acumulaciones se estaban cristalizando, particularmente en las extremidades, y había una gran cantidad de dolor, con una disminución generalizada de resistencia física.

La artritis en el caso de 3413, una mujer de 33 años, se debía fundamentalmente a disturbios glandulares y a su efecto en la eliminación. Determinadas reacciones químicas, junto con tensión en las extremidades y en porciones del sistema cerebro espinal, había producido toxinas en el sistema que en vez de ser eliminadas se habían acumulado en los músculos y en los tendones. Esta condición, junto con una circulación linfática regular, había producido presión en los centros nerviosos, resultando en interferencias en la actividad linfática y en la creación de tendencias artríticas. Es obvio que el tratamiento efectivo de cualquier enfermedad debe prevenir de la comprensión de sus orígenes. El fundamento para la siguiente sección sobre tratamientos ha sido establecido.

TRATAMIENTOS PARA LA ARTRITIS

Dieta

De acuerdo con Cayce, uno de los mayores factores en el tratamiento de la artritis es una dieta que ayude con el proceso de sanidad. Instrucciones sobre dieta fueron mencionadas en el 80% de los casos estudiados. Sin embargo, el énfasis de las lecturas en una dieta adecuada no ha sido apoyado por la Asociación Americana de Reumatismo. Su presidente, el Doctor Charles Christian, ha dicho: “Hay dietas para la artritis y hasta libros de cocina para la artritis. Pero si se agregan todas las recomendaciones dietéticas, tienden a cancelarse mutuamente y no resulta nada útil.” Los consejos dietéticos de Cayce son totalmente razonables. Los efectos beneficiosos o dañinos de determinadas comidas se basan simplemente en su digestibilidad, en los nutrientes que contienen y en los principios básicos de una dieta equilibrada. Dado que los parámetros dietéticos para la artritis generalmente concordaban con las lecturas como un todo, en este capítulo resumiremos las recomendaciones más consistentes.

Las comidas que debían ser eliminadas sin excepciones son azúcar blanco y sus productos como ponqués, etc.; las harinas blancas y sus productos como el pan blanco, la pasta, etc.; las comidas fritas de cualquier tipo con la excepción ocasional de tocineta muy bien cocinada; bebidas carbonatadas; cerveza y licores duros, aunque se permite un vaso ocasional de vino tinto; y papas blancas con excepción de la cáscara. Las combinaciones de comida que deben ser evitadas son harinas con azucares, incluyendo muchos tipos de postres; café o té con leche o crema; y frutas o jugos cítricos con cereales o productos lácteos.

Las comidas que deben ser ingeridas con moderación son miel y panal de miel; sal, preferiblemente marina; lípidos y aceites como mantequilla y margarina; carnes rojas bien cocinadas; vino rojo, usualmente con pan integral para reconstituir la sangre; y condimentos pesados, aunque la pimienta negra y roja se sugirieron en varios casos para ayudar en la digestión.

Las comidas altamente recomendadas incluyen agua pura de seis a ocho vasos diarios; fruta en forma cruda, cocinada o seca; vegetales, especialmente los frondosos, cultivados localmente en lo posible; carnes blancas al horno o hervidas, particularmente pescado, mariscos, pollo, cordero y vísceras; sopas y caldos, particularmente caldos de cáscara de papa; granos y sus productos como cereales, pan de centeno y pan de maíz; yemas de huevo; y productos lácteos como la leche, el yogurt, leche malteada y Ovaltine.

Una dieta típica para la artritis contendría grandes cantidades de frutas, vegetales, granos integrales y proteínas livianas. Con frecuencia se sugiere una disminución de harinas y carnes y ocasionalmente se debe eliminar completamente la carne durante un periodo de tiempo. En algunos casos se recomienda una dieta líquida o parte líquida para relajar completamente el sistema digestivo. Considera la siguiente dieta:

Desayuno: Comidas cítricos o granos fueron recomendados. Con frutas o jugos cítricos, se puede tomar huevos hervidos y una tajada de tostada de pan integral. Se puede mezclar lácteo y fruta no cítrica con pan o cereales integrales. Se permite el café y el té en cantidades moderadas pero se aconsejan bebidas alternativas como leche malteada u Ovaltine.

Almuerzo: Por lo mayor parte, este comida consiste en ensalada de vegetales frescos y crudos, incluyendo lechuga, tomates, zanahoria, apio, espinaca, pimentón verde, cebolla, etc. Se aconseja regar la ensalada con gelatina sin sabor para ayudar en la digestión. Se puede agregar mayonesa o aceite de oliva, pero no vinagre. Se puede agregar una sopa o pan si lo desea.

Cena: Esta comida debe consistir primariamente de vegetales en una relación de tres a uno entre vegetales que crecen por encima de la tierra y vegetales que crecen en la tierra. Deben ser cocinados en sus propios jugos. Se puede agregar pescado, pollo o cordero a esta comida.

Ocasionalmente se recomendaban dos productos adicionales en la dieta. El primero fue el jugo de carne como reconstituyente, y el segundo fue lo que se conoce como “comida de momia” para ayudar en la eliminación.

El jugo de carne se hace cortando trozos de carne cruda y magra y colocándolos en un frasco tapado pero no sellado. Se coloca el frasco en un recipiente colocando un trapo entre ambos para prevenir que el frasco estalle. Se llena la vasija con agua hasta que el agua llegue a la mitad del frasco. Se cocina a fuego lento durante dos o tres horas, agregando agua adicional según sea necesario. Se deja enfriar, se oprime la carne para producir todo el jugo posible, y se desecha la carne. Se refrigera el jugo y se toma una cucharada varias veces al día.

La popular cereal, comida de momia, se prepara picando una taza de brevas y otra de dátiles sin semillas. Se coloca en una olla con una media taza de harina de maíz amarillo y dos o tres tazas de agua. Se cocina esta mezcla a fuego lento, revolviendo frecuentemente, durante unos 20 minutos o hasta que tenga una consistencia de puré. Se sirve caliente, agregando un poco de crema o leche si desea.

Actualmente, está empezando a aparecer corroboración científica de la dieta sugerida por Cayce. De acuerdo con un artículo, doctores de muchas partes del país han adoptado nuevas maneras de trabajar con dietas diseñadas para los individuos que han generado resultados extraordinarios. Estos doctores concuerdan en que determinadas alergias a comidas con las culpables de síntomas artríticos, y que la mayoría de los casos pueden ser curados, simplemente eliminado la comida dañina de la dieta. Descubrir las comidas dañinas puede implicar poner al paciente en ayunas durante varios días, tomando únicamente agua hasta que el dolor desaparezca. Luego se les da una comida a la vez para averiguar cual es la que causa el dolor. Una vez que se encuentra, la comida culpable puede ser eliminada.

Mediante este método, los doctores han curado el sufrimiento de 20 mil pacientes de artritis con tasas de éxito entre 50 y 92%. Este método es apoyado por el Dr. Robert Brigham de la Clínica Nacional de Artritis en Colorado.

Hallazgos adicionales corroboran la aparición entre alergias a las comidas y ambos tipos de artritis. Varias investigaciones pioneras, usando estudios con grupos de control realizados por expertos doctores y nutricionistas, han establecido una relación entre la artritis y las alergias a las comidas y otras sustancias. De acuerdo con estos hallazgos la mayoría de los pacientes artríticos son alérgicos a la solla, al alcohol, a los huevos, a la leche, al azúcar, café, manzanas, carne roja, lechuga, naranjas, cerdo, humo de tabaco, papas y levadura. Cayce concuerda con el potencial dañino de algunas de estas sustancias. Los procedimientos de prueba en esta investigación no requerían ayuno. Sencillamente se coloca un extracto de la comida debajo de la lengua y los síntomas empiezan a parecer en un minuto o menos.

La artritis no solamente puede ser tratada mediante la eliminación de ciertas comidas de la dieta sino también aumentando las cantidades de determinados nutrientes, de acuerdo con otros estudios. Un artículo de 1977 escrito por el Dr. John C. Lowe en la revista Healthways cita una cantidad de estudios que muestran una relación entre la artritis y las deficiencias de las vitaminas C, D y B y de las bioflavinas.

Los estudios sobre la vitamina C, por ejemplo, se ocupaban del colágeno corporal, una proteína que se ve afectada por la deficiencia de la vitamina C. Dado que la baja calidad del colágeno puede causar artritis reumatismo y otras condiciones relacionadas, se realizaron estudios entre 1930 y 1950 para determinar si el consumo de vitamina C podría aliviar los síntomas. Los estudios más recientes encontraron que el consumo de vitamina C es altamente efectivo en cantidades entre 1.25 y 12 gramos al día, mostrando mejorías luego de ocho a 30 días.

Otros estudios citados, que involucraban la vitamina C, la bioflavina hesperidio, y las vitaminas D y B eran igualmente impresionantes y apoyan la importancia colocada por Cayce en los alimentos cítricos y en otras comidas altamente nutritivas. Hay evidencia de que otros nutrientes podrían tener valor en tratamientos contra la artritis, entre ellos las vitaminas A, E, y B6, y minerales como el calcio, el magnesio y el zinc. Esta investigación sugiere que las deficiencias dietéticas juegan un papel mucho más importante en la artritis de lo que se podría pensar.

Otro artículo altamente documentado escrito por el Dr. Lowe y publicado en 1979 en “The Digest of Chiiropractic Economics” analiza la relación desconocida entre la artritis y los problemas intestinales. En una condición conocida como toxemia alimentaria o intestinal, o auto intoxicación intestinal, las toxinas en el sistema digestivo llevan a la proliferación de bacterias y a cambios celulares que eventualmente resultan en artritis. Estos hallazgos fueron discutidos en una publicación por Kellogg, un contemporáneo de Cayce, desde 1915 y están soportadas por una cantidad de información reciente.

La toxemia intestinal es causada por el movimiento lento de alimentos por los intestinos, lo que inicialmente esta causado por un bajo nivel de fibra en la dieta. La solución es sencillamente ingerir suficiente cantidad de fibra diariamente, lo que se logra fácilmente comiendo ensaladas vegetales, y evitando comidas refinadas como azúcar y harina blanca. La artritis de origen intestinal también puede ser aliviada reduciendo la ingestión de proteína, concentrándose en las fuentes de proteína liviana y consumiendo yogurt.

Las lecturas ciertamente concuerdan con las medidas anteriores. Recordemos que en los casos en los que se necesitaba para el sistema determinadas vitaminas o minerales, Cayce usualmente enfatizaba ingerir comidas que suministrarán esos nutrientes en vez de usar suplementos alimenticios.

Masajes

Los masajes fueron parte del programa saludable en el 63% de las lecturas de artritis. Se recomienda que fueran dados después de un baño en sales de Epsom, y ocasionalmente luego de frotar fuertemente con una toalla burda, pero también podrían ser posteriores a un baño de vapor, un masaje osteopatico, o al uso del Wet Cell Appliance. La estimulación suave de un masaje es particularmente apropiada para los casos de artritis en los que el sistema es tan sensible que solo aplicaciones más suaves pueden prevenir el agravamiento de la condición.

Siempre hubo uso de aceites especiales en los masajes recetados, y la práctica general es la de usar tanto aceite como el cuerpo absorba. Los aceites más comúnmente recomendados para la artritis son el aceite de cacahuete, o partes iguales de aceite de oliva y tintura de mirra (se prepara calentando una pequeña cantidad de aceite de oliva y luego añadiendo una parte de tintura de mirra), o partes iguales de aceite de cacahuete y de oliva. El aceite específico para la artritis es el de cacahuete. Unas lecturas afirmaban que masajes regulares con aceite de cacahuete de hecho previenen el desarrollo de la artritis. En las lecturas se da muchos compuestos adicionales para los masajes, incluyendo algunos con componentes estimulantes que actúan como rubefaciente o contra alérgicos, llevando la circulación a determinadas áreas.

Otros ingredientes sugeridos son la lanolina, el aceite mineral, el aceite de pino, aceite de azafrán, aceite de mostaza, aceite de cedro, kerosene y tintara de benjuí. El calentamiento del aceite con anterioridad a su uso incrementa la absorción en la piel. Otras lecturas recomendaban colocar en un frasco independiente la cantidad exacta para el masaje con en fin de no contaminar el remanente. Alternativamente, se recomendaba un aceite con dispensador que no entrará en contacto con las manos del masajista.

Un linimento típico para la artritis mencionado en la lectura 3363-1 contiene seis de los ingredientes anteriormente mencionados. Una variación en la lectura 4358-3 consistía en un masaje con aceite de oliva, seguido por un baño en agua con bicarbonato de sodio, y luego un masaje con una fuerte solución de partes iguales de las hierbas hidrastis y siempre viva.

El masaje debe ser aplicado en tono firme pero suave y con movimientos circulantes, sin penetrar los músculos, llevando la circulación en la dirección deseada mediante movimientos suaves sobre la piel. Se le debe prestar particular atención a las áreas alrededor del cuello y de la columna y a las áreas particulares donde se siente dolor.

La frecuencia de los masajes se puede determinar mediante la frecuencia de los baños en sales de Epsom, aunque no aparece claramente señalado en las lecturas. Los programas de tratamiento más frecuentes eran semanalmente, mensualmente, y tres veces por semana. En algunos casos los masajes eran tan frecuentes como una vez al día durante cuatro o cinco semanas. Se coloca alto énfasis en la importancia de los masajes, que fueron frecuentemente alternados con otros tratamientos como el Atomidine. Hay varios libros sobre la técnica de aplicación de los masajes y sus beneficios.

Nota: De acuerdo con un fisioterapeuta conocido, un masaje osteopatico es aquel que incluye la movilización de las articulaciones por todo el rango de movimiento, haciendo ajustes en las áreas menos flexibles.

Atomidine

El Atomidine es una solución de tricloride de yodo, una forma de yodo que Cayce citaba que era más fácil utilizar por el cuerpo sin los efectos tóxicos de otras fuentes de yodo disponible en el mercado, tales como algas marinas, solución de Lugol, y soluciones y tabletas de yodo de potasio. El Atomidine se popularizo, por algunos asistentes de Cayce, en las lecturas que se afirmaban que muchas dolencias, incluyendo la artritis, repondría a esta forma de yodo sí era adecuadamente administrada. Dado el alto contenido de yodo, sugerimos que el Atomidine sea usado bajo supervisión médica. Dado que tiene efectos estimulantes sobre el ritmo cardíaco, debe ser usado con cuidado en personas con condiciones cardiacas. Además, el exceso de yodo puede causar sobre estimulación de las glándulas de la tiroides, resultando gravemente dañinas para el cuerpo. El exceso de yodo puede causar una sobre estimulación de la glándula tiroides, resultando en daño para el cuerpo. El Atomidine no debe ser usada conjuntamente con medicamentos para la tiroides ni con otras fuentes de yodo como las algas marinas o los suplementos, pues sus efectos pueden contrarrestar cada paso o sobre estimular el sistema.

Se recomendó el Atomidine en 42% de las lecturas de artritis. La relación entre el Atomidine y las glándulas puede ser vista estadísticamente. Se recomendó en 54% de los casos donde solamente se mencionó participación glandular de la tiroides, en 48% de los casos que presentaban factores glandular y orgánico, y en 38% de los casos en los que no se mencionaban las glándulas. De todas maneras, la mayor influencia del Atomidine siempre ha girado en torno de las glándulas, particularmente de la tiroides, y puede ser considerada como un tratamiento específico para muchos casos de artritis. Podría notarse que la glándula involucrada se presenta en cerca de la mitad de los casos de artritis. El Atomidine debe ser administrado en dosis específicas y en ciclos determinados. La dosificación común es una gota diaria durante cinco días, luego cinco días de descanso, y luego una gota diaria durante otros cinco días. Luego de esto debe seguir otro descanso de por lo menos cinco días antes de re iniciar el ciclo. Otro ciclo común era una gota diaria durante dos días, dos diarias durante los siguientes dos días, y así sucesivamente hasta llegar a cinco gotas diarias. Este ciclo de diez días no debe ser repetido sin que medie un período igual de descanso. Ocasionalmente el rango diario llegaba a ocho gotas diarias. Las dosis deberían ser tomadas en medio vaso de agua antes del desayuno.

La dosis de Atomidine frecuentemente era coordinada con masajes y baños de sales de Epsom. Los baños y los masajes tomaban lugar en los periodos de descanso inmediatamente posteriores a una secuencia de Atomidine. Las lecturas afirman que el uso regular de Atomidine en los casos de artritis benefician y estimulan las glandular ayudando a purificar y a estimular la actividad en todos los ductos y las glándulas de los sistemas digestión y de eliminación. La estimulación glandular puede ayudar sobre una actual disolución de depósito de desechos en las articulaciones, permitiéndoles estar gradualmente eliminando por medio de otros tratamientos.

Colonias, Enemas y Laxantes

Varios métodos de estimulación directa de eliminación fueron recomendados en el 37% de los casos. Algunos frecuentemente recomendados eran cataplasmas de aceite de ricino (79%), enemas (79%), colonias (21%) y sales de heno (3%).

De acuerdo con las lecturas, la artritis se caracteriza por un exceso de toxinas en la sangre y en las articulaciones que deben ser suavemente eliminadas para aliviar el dolor. Las toxinas se transfieren de las áreas afectadas al flujo sanguíneo a medida que se implementan los otros tratamientos, como los masajes, etc., lo que puede ocasionar desordenes aún mayores. Por lo tanto, se debe remover las toxinas en el sistema para aumentar la efectividad de los demás tratamientos.

Una colonia es la irrigación completa del colon para limpiar la acumulación de desperdicio. El agua para este uso debe estar a temperatura del cuerpo y debe contener Glyco-Thymoline en una concentración de una cucharadita en un litro de agua. Las sales de heno y los enemas deben ser aplicados según la necesidad o de acuerdo con instrucciones especificas del tratamiento.

Se recomendaban cataplasmas calientes de aceite de ricino sobre el área abdominal junto con dosis internas de aceite de oliva para restaurar el equilibrio de la digestión y la eliminación. Una cataplasma consiste de varias capas de franela de algodón, saturada con aceite de ricino caliente y puesto sobre el abdomen. Esto se cubre con una tela o un plástico, y entonces por una placa de calentamiento a una temperatura lo más alta que era confortable. En un tratamiento típico se aplica una cataplasma para una hora durante tres días, seguida por un periodo de descanso de tres días y luego otros tres días de aplicación. En el DIA final, se consume de tres o cuatro onzas de aceite de oliva. La cantidad exacta depende de la tolerancia al aceite de oliva. Cayce siempre dio énfasis a la importancia de usar los laxantes por un corto tiempo para evitar resultando en una dependencia. Las lecturas también sugerían variando el tipo de laxante. Los laxantes vegetales típicos contienen sena u otros productos hierbales. Un laxante mineral típico es las sales de heno. En algunos casos no se recomendaba laxantes o colonias o enemas dado la severidad de la reacción. En esos casos se usaban métodos más suaves como baños de sales de Epsom, baños de vapor y una dieta rica en laxantes naturales.

Baños de Sales de Epsom

Las sales de Epsom consisten de sulfato de magnesio, un mineral presente naturalmente en muchas aguas minerales y en el agua de mar. El término se origino en el pueblo de Epsom en Inglaterra, el sitio de un balneario famoso donde se descubrió las características purgantes de un lago.

Los baños de Epsom se recomendaron en el 34% de los casos de la artritis. Un baño caliente induce transpiración, aumentando la eliminación a través de los poros. Cayce ofrecía poco información a propósito de los baños, aunque podemos presumir que los recomendaba para aumentar la eliminación por la piel y aliviar el dolor.

Se recomendaba masajear los brazos y las piernas durante el baño para estimular la circulación. Las lecturas también sugerían la ayuda de otra persona para regular el baño, hacer el masaje, y también a veces para lavar con agua y frotar con una toalla. Antes del masaje con aceite se debe eliminar completamente las sales de Epsom.

En el baño de Epsom el cuerpo se sumerge completamente en una tina llena durante veinte minutos a media hora, agregando más agua caliente según sea necesario para tener la temperatura o para aumentarla. El agua debe estar lo más caliente posible sin que cause debilidad. Una lectura recomienda 110 grados F. Un paquete de hielo o un trapo con agua fría puede ser colocado en la cabeza o en el corazón para evitar la incomodidad.

Tales temperaturas altas requieren cuidados importantes. Tratamientos muy calientes requieren la dirección de una trapista con personas hipertensas o con enfermos vasculares pues el calor estimula el corazón. En estos casos, una temperatura mas bajo y duración mas breve son indicados. También hay riesgo de golpe de calor o hipertermia si el paciente ha consumido alcohol o si tiene algún problema circulatorio.

Los estudios también indican que las mujeres embarazadas deben evitar la exposición a temperaturas elevadas, especialmente durante los tres meses primeros. Estos demuestran una relación entre la exposición a mas de 102 grados y defectos de nacimiento de sus bebés. Probablemente, las mujeres embarazadas deben usar agua cerca de la temperatura del cuerpo.

La proporción de sal a agua varío mucho, aunque en general era una solución cerca de saturada. La relación más común es una libra de sal de Epsom por cada dos galones de agua. Se puede encontrar cajas de cuatro o cinco libras en muchas farmacias, y sacos de cien libras donde se venden los químicos.

Los baños de Epsom se toman durante los descansos de dosis con Atomidine, en frecuencias de uno al día a uno mensual. En un Atomidine ciclo típico, el baño se toma solamente una vez, en la noche del quinto DIA. El agua del baño de Epsom no debe ser re utilizada.

Paquetes de Sales de Epsom

Paquetes de los sales de Epsom fueron recomendados en el 14% de estos casos. Deben ser usados cuando necesario directamente sobre las áreas de dolor severo y a veces para relajar la espina antes de un ajuste osteopatía. Su máxima frecuencia es diaria.

Las siguientes instrucciones provienen de una letra escrita por Edgar Cayce al caso 482: Empape una toalla en una solución saturada caliente de sal de Epsom. Aplique la toalla tan caliente que posible a las áreas dolorosas, cubriendo con otra toalla para retener el calor. Déjela hasta que se enfríe. Si el dolor no cesa, repita la aplicación durante dos o tres horas. Es posible calentar la solución, pero este requiere mas sales de Epsom para hacerle saturada. (Para preparar una solución saturada, mueve las sales en agua caliente hasta que no disuelve. Cuando esta saturada, algo permanece en el fondo del agua.)

Una posible alternativa para este procedimiento es aplicar la toalla empapada solamente una vez, cubriéndola con un pedazo de plástico y manteniéndola caliente hasta que se seque completamente.

Manipulación Espinal

Manipulación general de la espina fue recomendada en el 27% de los casos de la artritis. La aplicación más frecuente especificada era la osteopatía, aunque a veces se sugería la quiropráctica y la neuropatía. Aunque “ajuste espinal” es un término quiropráctico y “manipulación espinal” un término de osteopatía, estos términos fueron usadas en manera intercambiable por Cayce. La preferencia para la osteopatía sobre la quiropráctica puede ser atribuida a su método suave, pues el efecto deseado es la relajación de los músculos y no su estimulación. Dado que algunas escuelas quiroprácticas han generado métodos más suaves y relajantes, es cierto que la opinión de Cayce hoy mejoraría. Hasta en el tiempo en que él vivía, él recomendó ciertos doctores para sus actitudes simpáticos o pericia profesional. La osteopatía también ha cambiado, y los que especializan en manipulación son pocas. Hasta que también son doctores médicos, muchos practican la medicina y no tratamientos espinales. La neuropatía es una manera de tratamiento de lecciones en el sistema nerviosos periférico. Una lectura encontró que el tratamiento por neuropatía ayuda a coordinar el sistema nervioso de manera efectiva.

La manipulación espinal es un sistema de terapia que se enfoca en el ajuste manual de las vértebras de la columna espinal. Su racionalidad se basa en que las tensiones internas y las heridas externas pueden producir presión anormal en los músculos, causando que salgan las vértebras o otros huesos fuera de su alineación adecuada. Esto a su vez genera impulsos nerviosos a varias partes del cuerpo, causando dolor y mal circulación en las áreas afectadas. La manipulación alinea las vértebras y relaja los músculos para que se queden alineados. Hablando en general, Cayce afirmo en la lectura 1158-31 que la manipulación espinal es la forma de terapia mecánica más relacionada con los intentos de curación del propio organismo. En la lectura 110-4, Cayce afirmó que la manipulación general ayuda al cuerpo a ajustarse así mismo mediante la eliminación de congestión y ayudando al ajuste de los ganglios para estimular la circulación a los órganos.

A veces, las lecturas sobre artritis se diferencian entre la manipulación general y los tratamientos para correcciones específicas. Dependiendo de la condición, las lecturas especifican una de estas aproximaciones o una sucesión alternativa de ambas. La manipulación general se enfoca en la coordinación de varias áreas de la espina. Los ajustes específicos se enfocan en las áreas afectadas, que varían de un caso a otro. A veces, incluían las piernas y la espina también. Las direcciones para los tratamientos varían enormemente, y a veces no eran típicas de las lecturas en general. Por ejemplo, la dirección usual para los ajustes espinal es de arriba hacia abajo. Algunas lecturas para la artritis indicaron esta dirección, mientras que otras sugerían el orden inverso. Otras sugieran empezando con los brazos, gradualmente moviendo al centro.

Cayce recomendó algún tipo de secuencia regular para los ajustes espinal. Su frecuencia, cuando mencionado, variaba entre un día de por medio a una vez a la semana.
El fin principal de la manipulación es relajar el cuerpo para prometer la salud. Este proceso también se puede facilitar de otras maneras. El mayor importante es que el ajuste debe realizarse de manera suave y relajada. Algunas lecturas encontraron que el masaje osteopatías seria más saludable. Ocasionalmente los ajustes debían ser realizados precedidos por otros tratamientos como el rayo violeta, la luz ultravioleta de onda corta, baños de vapor, o baños calientes con los sales de Epsom.

Actitudes y Emociones Positivas

Cerca de un quinta parte de las lecturas en los casos de artritis aseguro que la voluntad con actitudes y emociones positivas facilita la cura de la artritis. Sugestiones incluían evitar el juicio sobre uno mismo y los demás, y aprender a pensar positiva y constructivamente, antes de o durante los tratamientos. Sensaciones positivas no solo previenen otras consecuencias destructivas resultando de tensión emocional, sino abren el cuerpo y la mente a la fuente de la salud, que es de naturaleza espiritual.

Las actitudes constructivas en realidad se vieron en las lecturas como un factor vital en los tratamientos y en su eficacia. La demostración de la fe, por ejemplo, debía ser “constante y persistente” en los tratamientos, un factor que automáticamente incrementaría su eficacia y mejorar los actitudes involucrados. Cayce frecuentemente dijo a personas enfermas que “la mente es la constructora” de la salud y la enfermedad, y solamente uno mismo es un obstáculo de mejorar.

Muchas lecturas sugerían haciendo visible los beneficios de los tratamientos en el cuerpo, hasta mientras sucedieron. La eficacia de este tipo de “control de la mente” ha sido demostrada por el Dr. Carl Simonton, MD, quien ha incorporado este concepto en su tratamiento de otras enfermedades, especialmente el cáncer.

Baños de Vapor

Baños de humo, también conocidos como baños de vapor, baños de sudor, o gabinetes de sudor, fueron recomendados en el 19% de estos casos. Su propósito fue relajar el cuerpo en general y estimular el sistema de transpiración para expulsar las toxinas y el material de desecho a través de los poros.

Un baño de vapor ocurre en un gabinete especial, donde todo el cuerpo excepto la cabeza está rodeado por el vapor de agua caliente. El tiempo recomendado para tomar este baño era de cinco a 30 minutos. Se agrega al agua sustancias terapéuticas, las cuales se evaporan y así el cuerpo las absorbe a través de los poros, beneficiando el sistema. La sustancia más frecuentemente recomendada en las lecturas fue la hamamelis, y por lo menos una vez fue citado Atomidine, aceite de pino, sales de Epsom, aceite de gualtería y tintura de benjuí.

Los tratamientos de calor húmedos tales como baños de vapor fueron los típicamente preferidos por Cayce a los de calor seco, porque son más suaves para el sistema. Inclusive con estos tratamientos, algunas lecturas advertían sus efectos al corazón (los síntomas incluyen vértigos y latido rápido), y aconsejaron que una persona tomando los baños de vapor debe ser supervisada por un ayudante. Una bolsa de hielo o un paño frió se puede colocar en la cabeza, para ayudar a evitar la tensión.

Los baños de vapor fueron en muchos casos recomendados conjuntamente con otros tratamientos y con otros métodos de hidroterapia. En el mayor parte de casos, un baño fue seguido inmediatamente por un masaje con aceites. Otros tratamientos complementarios incluyeron las colonias, antes o después, el Atomidine, ingerido varios días de antemano, los ajustes osteopatías, después, y varias fuentes de electroterapia, también después.

Si no existe un lugar que ofrezca este tipo de baños de vapor, se puede improvisar en casa, calentando agua en una olla y colocándola bajo de una silla o taburete viejo que no se dañe con la humedad. Se debe colocar una toalla para cubrir el asiento y así evitar quemarse las partes posteriores de las piernas. La “tienda” se puede hacer de lona, plásticos o alguna otra cubierta impermeable, y el procedimiento se puede hacer en la bañera. (Ver el diagrama.) El riesgo de colocar agua hirviendo en una placa caliente eléctrica en una tina de metal es obvio, y se aconseja tomar precauciones. Una cafetera grande se puede utilizar para generar el vapor.

Observe que los expertos advierten no dar baños de vapor a personas de edad avanzada los débiles o los con afecciones cardiacas, o tensión arterial alta. En tales casos se recomienda comenzar con temperaturas suaves y muy gradualmente aumentar el calor, logrando así hacer un baño de vapor apacible y suave.

Electroterapia

Varias formas de electroterapia fueron aconsejadas en el 40% de los casos de artritis. Estos incluían el aparato de Wet Cell (17%), el aparato de radio actividad (9%), el rayo violeta (9%) y la luz ultra violeta (7%). Estos porcentajes son aproximados, porque a veces era difícil determinar la condición para la cual fue recomendada la electroterapia. El Wet Cell fue sugerido en los casos más severos de artritis. Las lecturas la consideraban una “forma baja de vibración eléctrica”, y se propusieron para ayudar a restablecer energías físicas, estimulando los nervios en todas las partes del cuerpo. Las indicaciones para preparar esta aplicación fueron proporcionadas.

Este aparato consiste en un envase de batería de dos galones en el cual son mezclados dos alambres aislados señalados como positivos y negativos y terminados en placas de metal. Varios productos químicos se combinaban en el envase para generar una corriente eléctrica mínima cuando las placas se colocan en contacto con la piel. Un recipiente que contiene una solución de cierto elemento mineral que falta en el cuerpo es conectado con la batería para transmitir sus vibraciones en el sistema. Las soluciones típicamente recomendadas para la artritis eran cloruro de oro, nitrato de plata, Atomidine, tintura de yodo y alcohol alcanforado. A menudo dos soluciones deben ser utilizadas alternamente. Oro y plata fueron usados para tener una influencia especial en la vitalidad mental. Hay falta de yodo en particular en muchos casos de artritis.

La colocación de las placas fue muy específica. Típicamente, se colocaba la placa negativa sobre el área del ombligo, y la placa positiva en la cuarta vértebra lumbar o en la novena vértebra dorsal, o, debía ser conectado de vez en cuando en una de las extremidades.

Se debía tener en cuenta la posición del ombligo para colocar la placa a lo ancho de tres dedos a la derecha y tres dedos hacia arriba del ombligo. La cuarta vértebra lumbar es más o menos en línea con la cabeza del hueso de la cadera, mientras que la novena vértebra dorsal está en línea con el fondo del hombro. Puede solicitar ayuda a un médico para establecer la correcta localización de las vértebras.

Se encontró que el uso del Wet Cell es muy beneficioso especialmente después de haber realizado los tratamientos de hidroterapia, tales como baños de sales de Epsom. Normalmente debía utilizarse cerca de 30 minutos en la tarde durante periodos de descanso entre los ciclos de otros tratamientos. Esto fue seguido por un masaje con varios aceites antes de retirar por la noche. En las lecturas Cayce recomendó que mientras está usando el Wet Cell, la persona debiera meditar y tener pensamientos constructivos.

El aparato Radio-Active, o el dispositivo de la impedancia, fue sugerido para ayudar a estimular la circulación más equilibrada para la energía del cuerpo. Este dispositivo, que no es radioactivo en un sentido atómico, es otra batería hecha según instrucciones dadas en las lecturas. Es “cargado” por la inmersión parcial en agua helada antes y durante el tratamiento, pero no genera corriente eléctrica medida. Como con el Wet Cell, dos placas, positiva y negativa, se unen a las áreas específicas, una muñeca y un tobillo opuesto. El uso de una solución tal como cloruro de oro fue una opción indicada a menudo en los casos de artritis. Los tratamientos radiactivos duran aproximadamente 20 minutos y tienen lugar en ciclos múltiplos de cuatro debido a su efecto sobre la polaridad de los impulsos nerviosos. La meditación y los pensamientos positivos fueron aconsejados otra vez.

El Violet Ray, o rayo violeta, es un dispositivo que esta usado por mano que genera electricidad estática a través de un aplacador de cristal. Los aplacadores son independientes y vienen en varias formas; el típicamente recomendado fue el aplacador de bulbo. Cuando este se coloca en contacto con el cuerpo, la corriente estimula suavemente la superficie de la piel y de la circulación del área general.

El rayo violeta debía ser aplicado generalmente sobre las áreas donde hubiera sensación de dolor artrítico, y a veces también a lo largo de la espina dorsal. La duración típica del tratamiento era de unos pocos minutos, aún que las recomendaciones se extendieron a una aplicación de 30 minutos. La frecuencia varió de dos veces al día a una vez al mes, o podría ser utilizada siempre que la necesidad para más energía fuera sentida. Algunas lecturas advirtieron el peligro de tratamiento por largo tiempo con el rayo violeta. Al principio dos minutos son suficientes.

Este aparato fue recomendado a veces conjuntamente con otros tratamientos, tales como cloruro del oro con el bromuro de soda. El oro y la soda debían ser tomados según instrucciones específicas antes de los tratamientos de rayo violeta. La lectura 120-2 encontró que esta combinación estimularía los órganos de eliminación y asimilación, donde los desequilibrios habían permitido desarrollar inflexibilidad en las articulaciones.

La Ultra Violet Light, o luz ultra violeta, fue recomendada para relajar el cuerpo, energizar los nervios, y oxigenar el sistema. La atención debía ser dada a la espina dorsal y a las extremidades inferiores. Su uso fue a veces recomendado conjuntamente con otras terapias y otras aplicaciones. La luz debía ser proyectada sobre el cuerpo con un cristal verde grueso de un pie cuadrado y la placa de ¼” para aumentar los beneficios al cuerpo. La duración del tratamiento, cuando fue especificada, variaba de un minuto y media a 30 minutos, con frecuencia de una vez al día cada dos semanas. Desde entonces poderosas ondas cortas de luz ultra violeta recomendadas por Cayce son costosas y raras, sería posible sustituirlas por baños de sol como fueron aconsejados en algunas lecturas como una alternativa. Por supuesto los baños de sol deben evitarse especialmente entre las once de la mañana y las dos de la tarde, o cuando el sol está directamente sobre la cabeza.

Oro y Soda

Las dosis de cloruro de oro y el bicarbonato de soda fueron recomendadas en el 14% de los casos de artritis. El bicarbonato de soda fue especificado en dos terceras partes de estos casos. Las soluciones debían ser preparadas por un químico, agregando un grano de cloruro de oro a una onza de agua destilada, y dos granos de soda a otra onza de agua destilada en un envase separado. Pequeñas cantidades de cada solución debían ser combinadas en medio vaso de agua justamente antes de tomarlas. La dosis típica era seguir una secuencia de cinco días, comenzando el primer día con una gota de solución de oro y dos gotas de la solución de soda. En el segundo día debía incrementarse a dos gotas de la solución de oro y cuatro gotas de la solución de soda; en el tercer día tres gotas de oro y seis gotas de soda; el cuarto día cuatro gotas de oro y ocho gotas de soda; y en el quinto día cinco gotas de oro y diez de soda.

Después se debía tomar un periodo de descanso de uno a cinco días. Esta secuencia podía ser repetida una o varias veces, siempre con periodos de descanso. Puesto que mucho oro es tóxico para el cuerpo, la sobre dosis debe ser evitada cuidadosamente, supervisada y aconsejada por un médico. La dosis de oro y soda fue recomendada a menudo conjuntamente con masajes y electroterapia, y también a veces con colonias y laxantes, cataplasmas, Atomidine y baños con sales de Epsom.

El oro junto con huella de muchos otros elementos está presente en el cuerpo en cantidades pequeñas, esto al parecer es deficiente en algunos casos de artritis. Interesantemente, se ha encontrado que el suero normal de la sangre contiene “oro-semejante” sustancia que ayuda a la prevención de la artritis reumatoide. Esta es una sustancia metálica que puede ser un complejo de histidina-chi tiñe-cobre, pues los pacientes con artritis reumatoide tienen cantidades bajo anormales de histidina en su sangre. La inyección de las sales de oro es un tratamiento aceptado – casi específico – para la artritis reumatoide, aunque implica un procedimiento de tratamiento largo y aburrido, que trae pocas respuestas dramáticas, y algunas veces ninguna respuesta. Entonces como el oro es una sustancia tóxica, hay un numero de efectos divididos de las inyecciones, aunque la mayoría de estos se pueden controlar con otros medicamentos.

Una teoría de la efectividad de oro es que puede intervenir en la producción de encimas lisosomas, secretados químicamente por las células de la artritis que contribuyen a la inflamación. Otra teoría es que el estrés producido por el sistema del oro estimula las glándulas suprarrenales para secretar más hormonas contra inflamatorias, proveyendo alivio temporal. Es muy interesante, en este respeto, que las lecturas de Edgar Cayce nunca recomendaron inyecciones de oro, pero hicieron énfasis en dosis oral (siempre en conjunto con soda y usualmente seguido por la aplicación del rayo violeta), o en el “transmisión vibratoria” al sistema, por medio de la aplicación de los aparatos Radio-Active o Wet Cell.

La eficacia de la dosis interna es aprobada por pruebas preliminares de una píldora de oro conocida como Auranofin, que ha reducido grandemente los dolores que lisiaban de la artritis reumatoide para pacientes en Argentina, Suecia y Africa del sur. Se encontró que ingerir el oro es más rápida y eficaz su efectividad que las inyecciones. Participantes experimentaron dramática reducción de dolor y la inflamación en las articulaciones, fueron capaces de caminar más rápido y fácil, y experimentaron mucha menos inflexibilidad en la mañana.

Auranofin fue formulada en Philadephia por un investigador medico con destino al Dr. Donald T. Waltz, director de la Asociación de Investigación Biológica con Smith, Kline and French Laboratories. Esta disponible como una prescripción médica, llamada Ridaura, a través de Smith Kline Beecham Pharmaceutica.

Ejercicio

El ejercicio fue recomendado como parte del tratamiento en las lecturas de artritis en el 5% de los casos. Se encontró que todas las personas se beneficiarían de estimular la circulación proveniente de una cantidad moderada de actividad. Sin embargo, las lecturas también advierten evitar realizar una cantidad fuerte de actividad e incorrecta clase de ejercicio, puesto que esto podría esforzar el sistema nervioso o resultar en una lesión permanente.

El ejercicio moderato diario al aire libre fue aconsejado por ser especialmente beneficioso. Estirar suavemente las extremidades superiores e inferiores es algo que se puede hacer en cualquier posición, y se aconseja copiar los estiramientos del gato. Caminar y nadar fueron especialmente recomendados, y una lectura sugería actividades particulares en el agua. En un caso, nadar en el mar fue específicamente mencionado. Otra lectura aconsejo que si nadar no era atrayente, cubrir ocasionalmente el cuerpo con arena del mar será de efectos beneficios debido a la cantidad de oro presente en la arena.

Tratamientos para Revelar el Dolor

Usando el veneno de cobra y el veneno de abeja para relevar el dolor es un tipo de tratamiento mencionado en el 1% de estos casos. Aunque ninguno de los dos se debe ver como una panacea o cura total, ambos han atraído el interés de la ciencia médica para los tratamientos de artritis.

Según la lectura 3561-1, el veneno de la abeja se intento para producir inmunidad a ciertos venenos, y para estimular el flujo linfático, que se había dañado. En este caso los miembros y las articulaciones debían recibir un masaje después de haber suministrado el veneno de la abeja. En el caso 2923, este tratamiento fue visto como una alternativa a los tratamientos de sales de Epsom, que incluyeran baños, masajes y cataplasmas. Ambos venenos, el de la cobra y el de la abeja, se deben administrar por inyección en estos casos.

En tiempos antiguos se ha utilizado la picadura de la abeja para tratar la gota y el reumatismo muscular, y algunos médicos modernos continúan usando las abejas para propósitos similares. El veneno de la abeja se utiliza ampliamente en Alemania, Rusia, Rumania y otros países Europeos, donde han estado reportando buenos resultados. Experimentación actual en Gran Bretaña, donde la terapia con veneno es legal, ha alejando un agente contra inflamatorio del veneno, que es aparentemente contra venenoso y no ha producido efectos secundarios – un descubrimiento muy importante en tratamientos para la artritis. En los Estados Unidos, se ha encontrado que cuando el veneno de la abeja se inyecta en las articulaciones dolorosas, activa la producción natural de cortisona en los huesos, así relevando el dolor producido por la artritis y el reumatismo. (La cortisona es una hormona de gran alcance que se utiliza a menudo para tratar personas con artritis y condiciones relativas, pero las inyecciones pueden tener efectos secundarios indeseables.)

Para inyectar el veneno de la abeja, algunos médicos simplemente presionan una abeja viva colocándola directamente para que pique la articulación. Las picaduras eventualmente producen hinchazón y esta es una reacción que releva la artritis, dilatando los vasos sanguíneos, incrementando la circulación, y reduciendo la congestión.

En la India y Bélgica, los médicos están experimentando con el veneno de la cobra, también un remedio antiguo, en forma de píldoras hechas del veneno puro. Aunque estos tratamientos tranquilizan el dolor en varios casos, los médicos están renuentes a ensayarlo puesto que una sobre dosis podría ser mortal. Es menos peligroso el veneno de la abeja.

Resumen de Tratamientos

Los tratamientos para la artritis encontrados en las lecturas fueron recomendados para restaurar la capacidad del cuerpo para funcionar normalmente, así los tratamientos siempre fueron iniciados suaves, estimulando la habilidad natural del sistema para curarse por sí mismo. Los tratamientos que relevan el dolor relativamente se consideran como secundarios en importancia porque ellos se enfocan solamente en los síntomas de la enfermedad sin tratar las causas.

La naturaleza clínica de los tratamientos de Cayce requiere que el cuerpo alterne entre periodos de estimulación y descanso, cuando sus propios mecanismos curativos permitan llevarlos a cabo. Estos evitan crear una dependencia excesiva en los tratamientos sobre los “naturales,” dejando gradualmente fortalecida la innata habilidad del cuerpo para vencer la condición.

El Dr. McGarey hace varias distinciones entre tratamientos para las dos primarias clasificaciones de artritis. La artritis reumatoide, que es usualmente la variedad más severa, requiere un programa que no desequilibre el sistema en exceso. Porque esa enfermedad esta tan profundamente arraigada, la terapia probablemente debe proceder más lentamente y extenderse a un largo periodo de tiempo. Adicionalmente el uso del Wet Cell es frecuentemente indicado en casos de artritis reumatoide. La osteo artritis, especialmente en su etapa inicial, suele responder más fácil y rápidamente a las terapias.

Como parte de una tentativa para resumir los tratamientos de Cayce para la artritis, un curso completo de tratamientos de la lectura 1972-1 será ahora descrito. En este caso una inyección había producido “presión” en los músculos, causando inflamación y deteriorando el movimiento. Los tratamientos típicamente recomendados incluían Atomidine, baños de sales de Epsom, colonias, masajes, ajustes en la espina y una dieta especial.

La dosis de Atomidine se recomendó para estimular las glándulas, promover la limpieza interna, y restaurar el funcionamiento normal. Debía tomarse una gota diaria en medio vaso de agua por nueve días, terminando el décimo día con cinco gotas. Durante este tiempo se debía tener una dieta libre de grasos.

Un baño con sales de Epsom debía tomarse en la mañana en el onceavo día, usando quince libras en cuarenta o cincuenta galones de agua caliente, y permaneciendo en el baño durante 30 minutos.

El baño debía ser seguido de un masaje para mejorar la circulación superficial, dando especial atención en el abdomen y membrana. El aceite que se debía usar fue una igual combinación de aceite de cacahuete, aceite de oliva y aceite de pino. Después del masaje, Cayce recomendó que la persona descanse por algunas horas.

Ahora una serie de ajustes a la espina fue a comenzar, teniendo lugar dos veces por semana durante dos o tres semanas, siguiendo con un descanso para tratamiento de la misma cantidad de tiempo, y después una serie de repetición de ajuste. Los ajustes iniciaron en las áreas dorsal superior y cervical con movimientos de la novena espina dorsal, y trabajando sobre el lumbar y el área del coxis. Durante este periodo de uno y media o dos meses, uno a dos colonias debía tener lugar.

Ahora un segundo ciclo de dosis con Atomidine fue iniciado, tomando dos gotas diarias por diez días. Este periodo fue seguido de otro baño con purgante (sales de Epsom) y masaje y una segunda serie de ajustes osteopaticos.

Durante este periodo de tiempo del tratamiento, la dieta debía acentuarse con comidas laxativas, tales como higos y dátiles. Las carnes rojas fueron prohibidas.

Las lecturas de Edgar Cayce ofrecen una nueva esperanza para estos sufrimientos de artritis y muchas otras enfermedades. Su consejo más universal más era de una natura espiritual, como en la siguiente admonición:

“Mantener optimismo, orar con frecuencia, ver, sentir, preguntar, desear, esperar ayuda, — de El, quien es el Camino, la Verdad, la Luz. El no le falta a quienes guardan sus propósitos.” (2514-1)

APENDICE

Proyecto de Investigación de Artritis Reumatoide

La clínica A.R.E., ubicada en Phoenix, Arizona, ha estado trabajando con acceso a los tratamientos de Cayce por un número de años, con algunos resultados exitosos. En 1973, el Dr. William A. McGarey, director de un proyecto de investigación designado para probar estos métodos de manera más detallada y sistemática. Los candidatos para este proyecto fueron siete mujeres y dos hombres con un rango de edades entre 23 y 59 años, quienes fueron seguidos progresivamente por un periodo de tres años. Todos demostraron mejoría en ambos aspectos físicos y psicológicos. Aquí tenemos una breve descripción de este proyecto.

El programa de tratamiento oolítico adoptado por estos pacientes fue el siguiente:

(1) Observación de una dieta especial (ver la sección de dieta de este folleto); (2) dosis de Atomidine usando una secuencia particular; (3) baños con sales de Epsom); (4) masajes; (5) un periodo de dos semanas de descanso, con masajes diarios usando aceite de cacahuete; (6) colonias o enemas en intervalos al inicio de la terapia; (7) repetición del proceso en ciclos de repetición; (8) ajustes osteopáticos regulares; (9) uso en algunos casos del Wet Cell con oro; (10) tomar cloruro de oro y bromuro de soda, alternando las dosis con dosis de Atomidine; (11) analgésicos solamente si son necesarios; (12) retención de corticosteroides; y (13) trabajar a través de actitud por vía de meditación y participar en grupos de estudio de A.R.E.

El programa de tratamiento para estos individuos fue diseñado para tratar directamente a cada paciente en su totalidad y buscar como eliminar las causas que implican la enfermedad, más que solamente sus síntomas. Sobre el nivel físico, la terapia de acceso utilizada fue un propósito para corregir las asimilaciones, incrementando las eliminaciones, mejorando el suministro a los nervios musculares, tendones, y varios órganos, y estimulando el normal funcionamiento glandular.

De nueve individuos involucrados en este estudio, varió ampliamente la duración y severidad de sus síntomas y habilidad de funcionamiento. También se presentaron variaciones individuales vistas por el buen seguimiento de los tratamientos. No obstante, con todo lo experimentado mejoro, con dos informes una magnifica mejoría y tres mejorías moderadas. Las mejorías más significativas ocurrieron dentro de los primeros seis a doce meses de tratamiento, y después progresaron más lentamente. Aquellos con artritis reumatoide generalmente tuvieron respuestas muy lentas. Todos los pacientes experimentaron un aumento significativo de mejoría en energía y una mejor perspectiva de vida.

Casos Históricos

(Resumida en Febrero 1976 para un artículo del magazín)

El Dr. Juan Peniel (seudónimo), medico general en Birmingham, Alabama, tenía artritis reumatoide. En marzo de 1969 su condición fue considerada incurable. “Anduve con medicaciones convencionales con un reumatólogo, un medico especializado en artritis,” él explicaba. “Nada ayudo.” Sus tratamientos incluían tranquilizantes, Ascriptin, y Butazolidin-Alka, una droga contra inflamatoria que reducía la hinchazón y el dolor, pero tenía un desastroso efecto secundario de bajar los glóbulos blancos de la sangre a niveles peligrosos.

A pesar de estas medicaciones, el Dr. Peniel estuvo postrado en cama. Caminar de su habitación a la cocina era duro. “Yo fue dijo que tenía que vivir con esto,” él dijo. “Tenía que descontinuar mi actividad como médico.”

En medio de todas sus incomodidades el Dr. Peniel empezó a orar. “Hasta este punto yo había sido un médico estrictamente ortodoxo. Yo encontré a Dios y aprendí que El nunca estuvo perdido.”

Las cosas empezaron a suceder – lentamente. Alguien lo introdujo en la curación con efectos de hierbas y él empezó a tomar ginseng para recobrar sus fuerzas. Entonces leyó un libro sobre Edgar Cayce y los remedios que él había dado durante sus lecturas estando en trance. El Dr. Peniel fue a Virginia Beach, VA., paso dos semanas haciendo investigaciones en los archivos de Cayce de la A.R.E. Sobre la base de estos descubrimientos, Peniel empezó a usar el aparato de Wet Cell, el aparato Radio-Active, y algunas de las soluciones recomendadas. También empezó a tomar dosis de Atomidine y cloruro de oro con bicarbonato de sodio.

“Pude notar una diferencia enseguida,” él comprobó. “Antes yo había estado en cama todo el día excepto tal vez cuatro horas. Si empujo demasiado fuerte, tenía que estar en cama dos días. Después de tres meses de seguir las prescripciones de Cayce, podía estar hasta 12 o 18 horas diarias.”

Aunque el Dr. Peniel se describe personalmente como espiritual más que religioso, él sentía que fue guiado a A.R.E., a través de oraciones y fe. “Yo vio a A.R.E. en un sueño antes de visitar Virginia Beach por primera vez en 1972,” el declaró. “Pude describirlo exactamente.”

El Dr. Peniel fue completamente curado, y en su último reporte informo que otra vez practicaba activamente la medicina, incorporando en algunas de sus prácticas los conocimientos que obtuvo con los tratamientos que uso a través de su propio caso.

REFLEXIONES

“Puede observarse que se están elaborando planes para una obra que cambiará el pensamiento de la humanidad en general en muchas direcciones.”
[Lectura de Edgar Cayce 254-37]

Comentario sobre las lecturas psíquicas de Edgar Cayce

ORIENTACIÓN, MOTIVACIÓN E IDEALES*

– Kevin Todeschi –

¿Qué debería hacer en la vida? ¿Adónde tendría que ir? ¿Cuál es la razón de mi presencia actual en la tierra? ¿Cómo podría llevar a cabo la misión de mi alma y cumplir la voluntad de Dios? Éstas son [algunas] preguntas que todos nos hacemos, en diferentes momentos de nuestra existencia. Con frecuencia, vamos en pos de algo, pero sin saber exactamente qué es lo que estamos buscando. Ya que [Debido a que] cada uno de nosotros atraviesa fases de indecisión y de inquietud de este tipo, parecería lógico pensar que cualquier solución a tales preocupaciones, o información útil al respecto, sería recibida con entusiasmo y puesta en práctica por muchos. Aunque [Si bien] las lecturas psíquicas de Edgar Cayce proporcionan un método seguro para obtener [lograr / conseguir] una respuesta adecuada o la orientación necesaria cada vez que nos encontramos en un estado de confusión interior, poca gente le presta la atención que merece. Dicho método que, además, constituye la mejor forma de desarrollarnos espiritualmente, se basa en un concepto fundamental, el de formular y de aplicar ideales.

Por lo general, las personas interesadas en las lecturas de Edgar Cayce no demoran en familiarizarse con esta noción primordial. ¿Acaso no afirmó Cayce que lo más importante en la vida era tener un ideal espiritual? En los años 1960, 1970 y a principios de los años 1980, casi todos los seminarios del A.R.E. incluían una exposición sobre el tema, en la cual debía llenarse una tabla o una hoja de ideales. [en la cual el conferencista pedía a los participantes que llenaran una tabla o una hoja de ideales.]

Para la mayoría de nosotros, completar una tabla o una hoja de ideales se convierte en un ejercicio puramente intelectual que consiste en anotar resoluciones que olvidamos muy pronto [enseguida / en breve]. Archivamos el papel y nos acordamos de él al asistir de nuevo a un programa del A.R.E. en el que algún conferencista [instructor] anuncia, a menudo para nuestra gran frustración o [nuestro] sumo aburrimiento: “¡Ahora, ustedes van a poner sus ideales por escrito!”

Según Cayce, formular ideales no es una tarea que conviene terminar apresuradamente [lo más rápidamente posible] a fin de pasar a otra cosa. Se trata de emprender una obra maestra personal, que el alma debe pulir con fervor, paciencia y perseverancia a lo largo de esta vida, y proseguir [continuar] durante sus encarnaciones posteriores en la tierra. Las lecturas nos alientan, nos exhortan a que iniciemos esta obra que nos permitirá crecer con fe y esperanza hacia la armonía, la verdad y la luz.

En el marco de la filosofía de Cayce, definiremos los ideales, explicaremos su importancia e indicaremos la manera de emplearlos constructivamente en la vida cotidiana. Tanto si estudiamos las lecturas desde hace mucho tiempo como poco tiempo, [Ya sea que estudiemos las lecturas desde hace mucho o poco tiempo,] las enseñanzas de Cayce referentes a los ideales nos brindan la oportunidad de transformar, orientar y trazar el curso de nuestra propia existencia.

Definición de un ideal

En esencia, un ideal es una motivación fundamental, un elemento que determina nuestras intenciones y el porqué de nuestra conducta. Es una estrella que nos guía en la oscuridad nocturna señalándonos la dirección en la cual anhelamos encaminarnos. Un ideal no es una meta a alcanzar, sino una orientación, una motivación que gobierna nuestra vida, a la que aspiramos y hacia la que progresamos. No es algo que vamos a lograr y luego guardar celosamente como un objeto preciado, sino una norma que debemos asumir en cada momento y aplicar en nuestras relaciones con nuestros semejantes. Cuando acatamos nuestro ideal, cuando miramos hacia él, es como un rayo de sol que nos acaricia el rostro.

Las lecturas de Edgar Cayce subrayan que todos usamos ideales, [ya sean] sean éstos conscientes o subconscientes. Hasta que adoptamos conscientemente un ideal, prevalecen los problemas y las indecisiones. [Hasta que adoptamos conscientemente un ideal, los problemas y las indecisiones prevalecen.] [Hasta que adoptemos conscientemente un ideal, prevalecerán los problemas y las indecisiones.]

“Quien no ha establecido un ideal vagabundea. Y si el ideal descansa sobre consideraciones materiales, se esfumará rápidamente y desaparecerá, El ideal debe apoyarse en bases espirituales.” [Lectura 323-1]

En efecto, la mente desempeña un rol preponderante en nuestra existencia. En lo que pensamos, nos convertimos. Numerosas veces hemos oído la cita de Cayce “la mente es el arquitecto” . Sin embargo, ¿nos hemos preocupado, en alguna ocasión, de analizar lo que vamos edificando durante un período de confusión?

A fin de descubrir los ideales subconscientes que controlan nuestra vida, podemos hacernos preguntas introspectivas: ¿Qué ambiente reinaría en una empresa en la que todos los empleados se asemejarían [se asemejaran] a mí? ¿Cómo se viviría en un hogar donde las personas se comportarían [se comportaran] de la misma manera que yo? ¿[Qué] Cómo sería el vecindario si todos los vecinos tuvieran mi actitud? ¿Qué ocurriría con la parroquia si cada feligrés fuera parecido a mí? ¿Qué opinaría la gente de sí misma si todos tuvieran mi autoestima? Tales preguntas no son para que nos desanimemos o culpemos, sino para que nos percatemos de la influencia de nuestros ideales subconscientes, positivos o negativos.

Un ideal consciente representa una dirección que tomamos. Es una norma con la cual estamos dispuestos a medir todos nuestros pensamientos, palabras y acciones. Por ejemplo, elegir un ideal de ‘amor’ debería incitarnos a constantemente [esparcir /difundir] manifestar amor. De considerar de nuevo las interrogantes del párrafo anterior dentro de este contexto, nos preguntaríamos: ¿Cómo actuaría una persona amorosa en su trabajo; con su familia; entre sus vecinos; en su congregación religiosa? ¿Qué opinión de sí misma tendría? Al tratar de contestar estas preguntas lo más honestamente posible, discerniríamos las cualidades del individuo rebosante de amor, lo que nos ayudaría a adquirirlas también.

La siguiente lectura describe de diferentes modos qué [lo que] es un ideal:

“Esta entidad -así como otras- ha venido en la presente encarnación a fin de conocer y entender mejor lo que engendra el bien y el mal; igualmente a fin de aprender que si acata su ideal, irá identificándose con el mismo.

Cada entidad, tenga o no conciencia de ello, fija un ideal en el plano físico, en el plano mental y en el plano espiritual.

Del plano espiritual emana toda fuerza, todo poder. La mente construye, en el mundo material, lo que produce el éxito o el fracaso de la energía universal en la experiencia de una entidad, en cada una de sus actividades en la tierra.” [Lectura 1011-1]

Así, un ideal es un criterio al cual recurrimos de manera voluntaria o involuntaria, y que la mente manifiesta en nuestra existencia cotidiana. Nuestros ideales rigen nuestros actos, pensamientos y emociones. Son tan poderosos que, además de dar forma a la realidad material, moldean al individuo que somos y al que llegaremos a ser. A menos que tomemos la iniciativa de formular ideales conscientes, nuestros ideales permanecen principalmente subconscientes. De hecho, muchas veces ¡ni siquiera sospechamos que tenemos ideales! o ¡ignoramos cuáles son!

Importancia de los ideales

Los ideales son esenciales pues determinan todos los aspectos de nuestra vida y de nuestra personalidad. Según las lecturas de Cayce, establecer conscientemente un ideal espiritual y ponerlo en práctica es una cosa capital, la cosa más importante que podamos realizar.

“Tanto para esta entidad como para cualquier otra, la experiencia más importante es que conozca cuál es su ideal -espiritualmente.”  [Lectura 357-13]

El carácter primordial de los ideales deriva de los tres puntos siguientes:

· Los ideales orientan y canalizan las fuerzas espirituales.

· Los ideales nos permiten triunfar de las pruebas que necesitamos para llegar a conocernos a nosotros mismos.

· Los ideales nos ayudan a fundar nuestras decisiones en valores firmes y auténticos.

· Los ideales orientan y canalizan las fuerzas espirituales

Cuando afirmamos que “la mente es el arquitecto”, deberíamos mencionar la cita completa, que las lecturas repiten a menudo: “El espíritu es la vida; la mente es el arquitecto; lo físico es el resultado”.

A riesgo de [Tomando el riesgo de] simplificar considerablemente la terminología, la palabra ‘espíritu’, en el marco de las lecturas, se refiere al impulso creador del universo, a la fuerza suprema. Mediante la actividad mental y el libre albedrío, podemos emplear esta energía universal de manera positiva o negativa, es decir dirigirla hacia fines abnegados o hacia fines egoístas, y suscitar el bien o el mal. La ‘mente’ decide dónde y cómo concentrar nuestra atención y las fuerzas espirituales. Al focalizar [enfocar], consciente o inconscientemente, el impulso vital en una dirección o [en un] área específica, atraemos a ciertas personas y generamos ciertas circunstancias en nuestra existencia. Así, el ‘resultado’, nuestro mundo físico o material, es la obra de teatro actuada ante nuestros ojos, en la que el espíritu, la fuerza de vida, la energía creadora, se halla condicionada por el poder de nuestra mente.

“Todo lo que existe se concibe primero en espíritu y adquiere forma a través de la acción de la mente. Por consiguiente, la vida de una entidad depende del ideal que ésta mantiene, o sea del modo en que expresa y manifiesta lo que el espíritu transmite a su mente… Luego uno puede llegar a ser tan feliz o tan miserable [como lo desea] como desee.” [Lectura 2995-3]

¿A quién se le ocurriría entrar en un cine sin mirar los carteles, comprar un billete para cualquier película e ir a sentarse en la sala sin que le importe lo que va [vaya] a ver? Pero [esto] es exactamente lo que hacemos cuando no observamos un ideal espiritual seleccionado con cuidado.

Los ideales nos permiten triunfar de las pruebas que necesitamos para llegar a conocernos a nosotros mismos

Una vez que hemos elegido un ideal, se establece la coyuntura que nos ayuda a avanzar en este sendero y a aprender las lecciones indispensables para [a] nuestra evolución espiritual. Debemos superar los obstáculos que se presentan, antes de pasar a la etapa siguiente de nuestro crecimiento personal.

Lo que complica nuestro entendimiento del proceso es que, a veces, la vida parece someternos a experiencias diametralmente opuestas a aquéllas que preveíamos al formular nuestro ideal. Continuando [Para continuar] con el ejemplo anterior, si adoptamos el ‘amor’ como ideal espiritual, puede acontecer que nos hallemos rodeados de personas malévolas o difíciles de amar. Tal situación no significa que nuestro ideal es inapropiado, sino que atraemos [a] gente y sucesos que nos enseñan a amar más.

Las lecturas nos instan a que no renunciemos a nuestro ideal en cuanto surja el primer escollo. De hecho, somos responsables de nuestras decisiones y sólo obtendremos resultados si perseveramos sin desanimarnos. De todos modos, progresamos espiritualmente cooperando con nuestros semejantes a fin de servir a Dios y a la humanidad.

“El amor es el principio infalible y seguro que constituye [toda la ley] la ley entera… No se desvíe de su ideal. Sea paciente, y sus esfuerzos serán recompensados.” [Lectura 802-2]

Los ideales nos ayudan a fundar nuestras decisiones en valores firmes y auténticos

Nuestros ideales nos liberan del estado de confusión en el que nos encontramos a menudo cuando debemos tomar decisiones. Se trate de un asunto importante, como cambiar de oficio, o de una cuestión de menor envergadura, como planificar las actividades del día, conviene comparar cada alternativa con nuestro ideal. Si mantenemos un ideal espiritual de ‘amor’ y vacilamos entre dos propuestas laborales, podríamos preguntarnos cuál de los dos empleos [de ambos empleos] [qué empleo] [cuál de los empleos] nos brinda las mejores oportunidades de transmitir [comunicar] amor a terceros o de convertirnos en una persona más amorosa.

Nuestros ideales nos ayudan a tomar decisiones sencillas [simples], pero también a determinar lo que deberíamos hacer, adónde tendríamos que ir, lo que Dios querría que realicemos en la vida. Nos guían hacia la próxima etapa significativa de nuestro desarrollo espiritual. Las lecturas de Cayce aconsejan [recomiendan] que avancemos “paso a paso”, “un precepto a la vez”. Nos dicen: “Hagan todo lo posible, pongan en práctica lo que conocen, y el camino les será enseñado”; o “den el primer paso y el siguiente les será indicado”. Cuando empezamos a utilizar y a hacer fructificar lo que sabemos, por poco que esto nos parezca, nuestro camino se abre y se ilumina.

“Si uno aplica [Si aplica uno] [Si aplican], día a día, lo que sabe, la etapa siguiente, la experiencia siguiente, la acción siguiente le será revelada.”
[Lectura 262-104]

Cómo emplear los ideales de manera constructiva

“Elija primero su ideal -espiritual, mental y materialmente. No se base en cómo desearía que sean los otros, sino más bien en cuál podría ser su relación ideal con ellos. Pues el más grande es el servidor de todos -según la ley de causa y efecto.”
[Lectura 1998-1]

“Su ideal no debe inspirarse en lo que los demás podrían hacer por usted, sino en lo que usted podría hacer por ellos.” [Lectura 1646-2]

Evitemos que el usar ideales se transforme en un mero ejercicio intelectual, en lugar de constituir un método concreto para elevarnos espiritualmente y mejorar todos los aspectos de nuestra existencia, en particular las interacciones con nuestros semejantes. Para esto, recordemos siempre que “el espíritu es la vida; la mente es el arquitecto; lo físico es el resultado”.

Las lecturas nos invitan a adoptar un ideal estimulante que podamos comprender y acatar. [Las lecturas nos invitan a adoptar un ideal que nos estimule, pero que podamos comprender y acatar.] [Las lecturas nos invitan a adoptar un ideal estimulante, siempre que podamos comprender y acatarlo.] Sugieren [Recomiendan] [Aconsejan] que empecemos con una cualidad o un atributo carente en nuestra relación actual con los demás; por ejemplo, ‘paciencia’, ‘misericordia’, ‘tolerancia’, ‘perdón’. Ya que los ideales cambian y crecen con nosotros, tenemos que formular aquéllos que realmente estemos dispuestos a observar. Poco a poco, llegaremos a seleccionar el principio espiritual o la virtud más grande capaz de motivar nuestra existencia, en el presente o en un futuro cercano. Para algunos, se tratará de obedecer las enseñanzas de Jesús, para otros de personificar el amor universal, etc.

Una excelente iniciativa para que un ideal espiritual se instaure en nuestra vida cotidiana consiste en llenar una tabla de ideales. Ésta se compone de tres columnas [encabezadas] denominadas respectivamente “Ideal espiritual”, “Ideal mental – Actitudes mentales ideales”, e “Ideal físico – Actividades físicas o materiales ideales”. A título ilustrativo, de escoger la misericordia como ideal espiritual, escribiremos la palabra ‘misericordia’ en la primera columna de la tabla. En la segunda, anotaremos el nombre de las personas y las situaciones a las cuales queremos aplicar el ideal espiritual de ‘misericordia’, junto con las actitudes mentales que nos ayudarán a ser misericordiosos hacia esas personas y situaciones. Quizás debamos mostrar más ‘compasión’ en una relación difícil, más ‘indulgencia’ por uno de nuestros hijos, más ‘paciencia’ con nosotros mismos. La tercera columna será la más detallada, especificando todas las actividades físicas o materiales que ejecutaremos con respecto a las actitudes mentales, las personas y las situaciones mencionadas en la segunda columna. Por ejemplo, a fin de cultivar una actitud mental de ‘paciencia’ hacia nosotros mismos, podríamos hacer una lista de las ocasiones en las que otros han sido misericordiosos con nosotros, eliminar la expresión “no puedo” de nuestro vocabulario y de nuestros pensamientos, orar para tener la fuerza de perseverar en nuestros esfuerzos, etc.

Sabemos que hemos progresado espiritualmente cuando las “actitudes mentales” que figuran en la tabla de ideales se han convertido en nuestra forma de pensar habitual, y las “actividades físicas o materiales” en acciones naturales y automáticas. A medida que vamos incorporando nuestros ideales a nuestro estilo de vida, podemos considerar una orientación o [una] motivación más sublime, una estrella más brillante hacia la cual nos encaminaremos ahora. Lo esencial es comenzar a formular ideales, y referirnos a ellos en toda [cualquier] circunstancia. Así, tomaremos decisiones acertadas y avanzaremos con entereza, convencidos de que recibiremos, a su debido tiempo, las respuestas a nuestras preguntas e inquietudes. [a nuestras preguntas y a nuestras inquietudes.]

“Que usted se halle en Hartford, Ossining, Kalamazoo o Tombouctou, ¡es todo igual! El Señor es el Dios del universo, dondequiera que esté usted. Cada alma se encuentra en el lugar y en la posición que ocupa en el presente sólo por la gracia de Dios. Luego aplique esas nociones hoy mismo, en este momento. Si las utiliza correctamente, la etapa siguiente le será indicada.”  [Lectura 3356-1]

Los ideales cambian y crecen con nosotros

Al usar ideales, nos damos cuenta de que éstos deben modificarse y afinarse constantemente. Además, no conviene elegir de entrada un ideal espiritual demasiado elevado, muy arduo de poner en práctica. Se aconseja llegar al mismo por medio de una serie de ideales más modestos que [forman parte de él] se incluyen en él y al cual conducen gradualmente, pero que son más fáciles de respetar.

Por ejemplo, nuestro ideal inicial sería ‘hablar con suavidad’. Continuaríamos observándolo hasta que rija de manera natural cada una de nuestras conversaciones. Entonces lo sustituiríamos por ‘amistad’ y procuraríamos expresar esta cualidad en nuestras actitudes mentales, relaciones y actividades físicas. Reiterando el proceso, acaso nos percatemos, a la larga, de que hablamos con suavidad, somos amistosos y dominamos otros aspectos de un ideal más general como ‘servicio’, ‘relaciones armoniosas’, ‘amor’. De hecho, todo ideal es una faceta de otro aún más noble.

El Ideal supremo

Las lecturas de Cayce nos alientan a adoptar ideales personales; no obstante, hacen resaltar que existe, en realidad, un solo Ideal. Una de ellas afirma: “La destinación es única, pero hay muchos senderos” . Esto significa que todos evolucionamos hacia el mismo Ideal supremo, el cual es [constituye] la aspiración espiritual más elevada que podamos tener, la llamemos [ya sea que la llamemos] [ya sea la llamemos] ‘Conciencia Crística’, ‘Perfección’, ‘Luz’, ‘presencia de Dios’, o de otro modo. Por ende, ideales como ‘gentileza’, ‘paciencia’, altruismo’, etc., son escalones que llevan a ese Ideal supremo. Nos permiten subir, a nuestro propio ritmo y en toda seguridad, hacia las esferas más altas de la sabiduría divina, hacia la plena conciencia de nuestra verdadera naturaleza espiritual.

Ideas e ideales

Cada uno de nosotros tiene sus conceptos, sus propósitos y sus motivos. Cada uno tiene sus ideas sobre la manera de actuar. Las lecturas indican que, a pesar de estas diferencias en la [de] forma, todos podríamos concordar en cuanto al [en el] fondo y perseguir un objetivo común. Durante la gran crisis económica y el caos internacional de los años 1930, Cayce aseveró que para unir [a] las naciones y resolver los problemas del mundo, la humanidad debería abrazar el mismo ideal.

“El mundo, como mundo, ha perdido su ideal. Es normal que todos los seres humanos no tengan las mismas ideas. Sin embargo, ¡todos pueden tener el mismo IDEAL! … No la misma idea, sino el mismo ideal: ‘Ama al Señor tu Dios con todo tu corazón, y a tu prójimo como a ti mismo.’ Esto representa la ley entera, la respuesta única para el mundo y para cada alma, la solución a los problemas que existen actualmente [en el mundo] en [sobre] la tierra.”  [Lectura 3976-8]

Démonos cuenta de lo que vamos edificando en nuestro ser interior pues, tarde o temprano, tendremos que hacerle frente. El establecer [formular] un ideal espiritual fija una dirección a seguir y aclara nuestro camino. Nuestra existencia se ordena, nuestra personalidad se embellece y nuestra alma florece.

Cuando aplicamos nuestros ideales en el plano espiritual, en el plano mental y en el plano físico, nuestra vida es comparable a un tapiz que vamos elaborando puntada a puntada [punto por punto] [de puntada en puntada], mejorándolo, deshaciéndolo y volviendo a tejerlo [tejiéndolo de nuevo] [volviéndolo a tejer], hasta que se convierta en una obra de arte que podamos compartir con nuestros semejantes y poner a su servicio. Cada persona tiene la posibilidad de decidir conscientemente quién llegará a ser, ¡y en cuánto tiempo!

Fuente:  http://www.edgarcayceargentina.com.ar/Principal8%20Medicina.htm

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s