Archivos Mensuales: agosto 2012

EL SISTEMA EDUCATIVO, EN LUGAR DE FORMAR, DEFORMA

Estándar

Roger Schank, investigador en la teoría del aprendizaje y las ciencias cognitivas

“Tengo 66 años. Nací y vivo en Nueva York a medias con Miami. Licenciado en Matemáticas y doctorado en Lingüística. Casado, tengo 2 hijos y 4 nietos. La mayoría de gobiernos no saben lo que están haciendo en el tema educativo, y educación y empleo van muy ligados. Soy judío”

Hacer es saber
Ha sido profesor en Stanford, Carnegie Mellon y Yale, donde dirigía el Proyecto de Inteligencia Artificial. En 1989 la Universidad de Northwestern le contrató para crear el Instituto de Ciencias de la Educación. Aboga por una educación pragmática basada en la experiencia directa: conocimiento práctico de por qué suceden las cosas con las que nos enfrentamos. Apuesta por el cierre de los colegios: “Donde los niños son infelices”. Su alternativa es la educación on line basada en casos reales que, con ayuda de un profesor, deben solucionar. Lo está poniendo en práctica en la Escuela de Negocios de La Salle: “No quiero que aprendan la historia de las finanzas, sino a leer un balance”.

¿Qué comprendió investigando la inteligencia artificial?
Para que las máquinas fueran inteligentes debía enseñarles a aprender, y para ello tuve que investigar cómo aprenden las personas.

¿Y qué averiguó?
Que absolutamente todo lo que aprendemos se basa en la práctica y que, por tanto, nos educan mal. El sistema educativo, en lugar de formar, deforma.

Trascendente conclusión.
¿Usted aprendió periodismo en la facultad o ejerciéndolo?… Año tras año los profesores enseñan aquello que leyeron y memorizaron pero que no han puesto en práctica, todo es teoría.

No sea radical.
¡Es que hay que transformar radicalmente el sistema educativo! Dígame quién ha sido tradicionalmente la responsable de la educación… La religión. Y la postura de todas las religiones es: “Nosotros estamos en posesión de la verdad y vamos a transmitiros el conocimiento”. Y ese es el concepto opuesto a lo que debería ser la educación.

Aquí las escuelas laicas son mayoría.
Pero utilizan el mismo modelo. Todos nosotros hemos estudiado álgebra, ¿alguien me puede decir la ecuación cuadrática?

Yo no.
¡Pero si la ha estudiado! Ese es el modelo estúpido: Todo el mundo debe aprender algo que luego no pone jamás en práctica. Estamos enseñando las materias equivocadas con la metodología equivocada.

¿Cómo debería enseñarse?
Nadie nos sentó en un aula para que aprendiéramos a hablar. Hablamos, y cuando nos equivocamos, nuestros padres nos corrigen. Y no hay ningún niño de dos años que no haya hecho este experimento.

¡Cuidado que va a romper el vaso!
De eso se trata. Los seres humanos debemos equivocarnos y aprender de nuestros errores a partir de la experiencia, y tener un objetivo claro que nos motive.

Me ha empapado el pantalón.
… Por esta razón se nos deben plantear escenarios reales en los que experimentar, equivocarnos y analizar posteriormente nuestros errores, con tal de conseguir interiorizar y solidificar nuestros conocimientos y prepararnos para la vida real. Otro experimento que todos hemos llevado a cabo…

No por favor.
La pataleta, que en algún momento de nuestra vida adulta dejamos de hacer.

¿Quién?
Ja, ja, ja… Si hay adultos que todavía tienen rabietas es porque a los dos años no aprendieron lo que tocaba. Se aprende a través de la práctica. No sirve el “esto no se hace”.

Educación experiencial.
La educación debería estar enfocada a ayudarte a vivir una vida mejor. ¿En qué clase le enseñaron a ser una buena madre?

Usted hace preguntas trampa.
Lo que necesitamos es conocimiento práctico de por qué suceden las cosas con las que nos enfrentamos cada día de nuestras vidas.

¿Cómo enseñar eso en las aulas?
Las escuelas deberían ser eliminadas, para empezar están controladas por los gobiernos y su pretensión no es que salgan de ellas personas inteligentes que piensen por sí mismas, sino simples y obedientes, que no se hagan preguntas y que produzcan.

¿Y entonces?
Cuando mi hija me hizo esta misma pregunta le propuse montar una escuela con otros padres de chicos de seis años (doce niños con un profesor) y creé para ellos un programa en el que les enseñamos a ser ingenieros. Y no hay suspensos frustrantes porque aprenden equivocándose. Así se aprende, ¿o no?

Sí, y es mejor no frustrarse.
A los niños de esa edad les gusta construir, así que construyen puentes, trenes… Tienen que poner en marcha una fábrica de chocolate con todo lo que implica…

Pero no todos los niños saben lo que quieren ser en la vida.
Hay que observarles y preguntarles. Si a un niño le gusta subirse a los árboles, probablemente le gustará ver cómo funciona una granja y a partir de ahí le podemos introducir en temas agrícolas. Debemos hacer de su afición su profesión.

Suena utópico.
Hoy la escuela parte del concepto opuesto: Todos los niños son iguales y todos deben aprender lo mismo. Mi idea de la educación son clases superreducidas, de unos cinco alumnos, con un profesor que está ahí para alentarles y ayudarles a seguir el proceso formativo especificado en el programa on line basado exclusivamente en la metodología del aprender haciendo.

¿Y los ciclos superiores?
Cuando ya son más mayores no necesitan aulas, todo es vía internet.

Pero en la escuela ya se les expone a distintos temas: música, arte, ciencias… y luego eligen.
Esa es precisamente la línea argumental que se ha cargado el sistema educativo. En lugar de exponerles a profesores tenemos que exponerles a la vida, y esta les sugerirá sus materias de interés.

Internet no es la vida.
El cambio es cómo se enseña, no los instrumentos. Yo presento diferentes programas, según el interés del niño, que les exponen a situaciones reales y les damos una metodología para resolverlos. Un interés es un activo que es muy triste perder.

Fuente:  http://www.lavanguardia.com/lacontra/20120831/54343882373/la-contra-roger-schank.html

Anuncios

SI NO QUIERE ENFERMAR…

Estándar

Por el Dr. Dráuzio Varella

Si no quiere enfermar… Hable de Sus Sentimientos:
Emociones y sentimientos que son escondidos, reprimidos, terminan en enfermedades como: gastritis, úlcera, dolores lumbares, dolor en la columna.
Con el tiempo, la represión de los sentimientos degenera hasta el cáncer. Entonces, vamos a sincerar, confidenciar, compartir nuestra intimidad, nuestros “secretos”, nuestros errores!… El diálogo, el hablar, la palabra, es un poderoso remedio y una excelente terapia.

Si no quiere enfermar… Tome decisiones:
La persona indecisa permanece en duda, en ansiedad, en la angustia. La indecisión acumula problemas, preocupaciones, agresiones.
La historia humana está hecha de decisiones. Para decidir es preciso saber renunciar, saber perder ventajas y valores para ganar otros.
Las personas indecisas son víctimas de dolencias nerviosas, gástricas y dolencias en la piel.

Si no quiere enfermar… Busque soluciones:
Personas negativas no consiguen soluciones y aumentan los problemas. Prefieren la lamentación, la murmuración, el pesimismo.
Mejor es encender un fósforo que lamentar la oscuridad.
Una abeja es pequeña, pero produce lo más dulce que existe.
Somos lo que pensamos. El pensamiento negativo genera energía negativa que se transforma en enfermedad.

Si no quiere enfermar… No viva de apariencias:
Quien esconde la realidad, finge, hace poses, quiere siempre dar la impresión de estar bien, quiere mostrarse perfecto, bonachón…, está acumulando toneladas de peso… Una estatua de bronce con piés de barro. Nada peor para la salud que vivir de apariencias y fachadas. Son personas con “mucho barniz y poca raíz”. Su destino es la farmacia, el hospital, el dolor.

Si no quiere enfermar… Acéptese:
El rechazo de sí mismo, la ausencia de autoestima, hace que nos volvamos ajenos de nosotros mismos. Ser uno mismo es el núcleo de una vida saludable.
Quienes no se aceptan a sí mismos son envidiosos, celosos, imitadores, competitivos, destructivos.
Aceptarse, aceptar ser aceptado, aceptar las críticas, es sabiduría, buen sentido y terapia.

Si no quiere enfermar… Confíe:
Quien no confía no se comunica, no se abre, no se relaciona, no crea relaciones estables y profundas, no sabe hacer amistades verdaderas.
Sin confianza no hay relacionamiento. La desconfianza es falta de fé en sí, en los otros y en Dios.

Si no quiere enfermar… No viva siempre triste:
El buen humor, la risa, el reposo, la alegría, recuperan la salud y traen larga vida.
La persona alegre tiene el don de alegrar el ambiente donde vive.
“El buen humor nos salva de las manos del doctor”.
La alegría es salud y terapia.

HOMBRES EN PELIGRO

Estándar

La producción de espermatozoides en el ser humano ha sufrido una caída espectacular, un 50% en los últimos 50 años. Además ha habido un aumento dramático en el número de casos de cáncer de testículo y de esterilidad, así como en el número de malformaciones congénitas en los órganos reproductivos masculinos.

La vida salvaje también parece estar bajo amenaza: se ha observado una feminización de la población de peces o ranas, malformaciones sexuales en lagartos o aves.

Todo apunta a componentes químicos como PCBs, DDT, éteres de glicol, los ftalatos, pesticidas, etc.

Se les conoce como “disruptores endocrinos” y son capaces de alterar el sistema hormonal y ocasionar diferentes daños sobre la salud.

LA INVESTIGACIÓN AVANZA POR INTERESES

Estándar

Sidney Altman, otro premio nobel más denunciando lo mismo: “los grandes laboratorios sólo investigan aquello que les dará beneficios y cuanto antes mejor”.

Thomas Steitz, premio nobel de química denuncia que las farmacéuticas no quieren que la gente se cure

Richard J. Roberts: El fármaco que cura no es del todo rentable

Sidney Altman, premio Nobel de Química; colabora con la Universitat Rovira i Virgili

“Tengo 73 años: ojalá haya aprendido algo. Nací en Montreal, de judíos huidos de Europa. Hoy estamos más comunicados: ahora debemos esforzarnos por conocernos mejor. Los ciudadanos debemos evitar que nuestra salud dependa de los beneficios que vaya a dar un fármaco.”

Los científicos se fijan objetivos, pero la investigación avanza por intereses. En biotecnología los grandes laboratorios sólo investigan aquello que les dará beneficios y cuanto antes mejor.

Eso se llama mercado.
Pues es un error dejar que el mercado decida cuánto vamos a vivir las personas. Porque, si sólo investigamos lo que da dinero a unos pocos a corto plazo, viviremos todos también un corto plazo y mucho peor.

Por ejemplo.
Las farmacéuticas empiezan por hacer un plan de marketing para calcular cuánto pueden ganar con un medicamento. Y luego, sólo si prevén grandes beneficios, investigan.

Son empresas: necesitan ganar dinero.
Pero hay áreas como la malaria, por ejemplo, en la que he trabajado con mi equipo, y no acaba de solucionarse, porque quienes la sufren no pueden pagar medicinas.

¿Sólo se investigan dolencias de ricos?
Tampoco todas. A menudo, se deja de innovar en medicamentos, muy necesarios también en nuestras sociedades ricas, porque se da prioridad a otras líneas que prometen más beneficios, aunque salven menos vidas.

¿Puede ser más concreto?
Yo investigo el ácido ribonucleico y tendríamos grandes posibilidades de realizar avances cruciales en antibióticos.

Estupendo.
Pero después no nos financian esa investigación, porque la expectativa de beneficio ya está cubierta en el mercado por antibióticos muy rentables.

¿Eso afecta a nuestra salud pública?
Por supuesto. Por eso los ciudadanos deberíamos presionar para que se revise y amplíe la noción de beneficio: ¿Beneficio es sólo ganar dinero a espuertas? ¿No podría ser ganar un poco menos y crear más valor?

¿Qué propone?
Poner el mercado, al menos en biomedicina, al servicio de nuestras vidas y no al revés. Hay que lograr cambiar mentalidades de una en una. Yo me paso más horas pidiendo dinero para investigar que investigando. Y encuentro donantes que saben ver ganancias más allá del dinero.

¿No les promete beneficios?
Les doy la satisfacción de sentir que mejoran el mundo con su dinero. Y que se sepa. Eso no se lo puede proporcionar ningún banco.

¿Y le hacen caso?
Cada vez más. Porque también la ciencia hoy suscita más interés que nunca.

¿Por qué?
El gran público ha descubierto que la ciencia cambia sus vidas cada día. Empezó a percibirlo en la Segunda Guerra Mundial, cuando la carrera por conseguir la bomba atómica iba a decidir el destino del mundo.

Ya es triste.
Y desde entonces llevamos sesenta años de creciente interés por la investigación científica. Además se han incorporado a la profesión millones de investigadores.

¿Eso es tan bueno como parece?
Sólo a medias, porque con esos millones de nuevos investigadores no han llegado billones de nuevos fondos.

¿Más científicos logran más avances?
No necesariamente. La multiplicación de profesionales no significa que vayan a surgir más Newtons o Einsteins -eso depende del azar-, pero sí asegura que los avances que hagan los equipos punteros se apliquen con mayor rapidez y en más sitios.

¿Usted volvería a ser científico?
Sin dudarlo.

¿Aunque no le dieran el Nobel?
¡Nunca me lo propuse! Muchos jóvenes investigadores me piden consejo para que les diga qué investigar para ganar el Nobel.

¿Qué les dice?
Que investigar para ganar el Nobel es de idiotas. Si no se sienten gratificados por lo que consiguen cada día en su trabajo, es mejor que se dediquen a otra cosa.

La ambición puede ser sana.
Pero si se proponen ganar el Nobel, están condenándose a sí mismos al fracaso.

¿Por qué?
Porque sólo debes proponerte lo que sólo depende de ti. Y ganar el Nobel no depende sólo de ti. Además de merecerlo, debes tener la suerte de que te toque. El buen investigador sabe que la investigación gratifica en sí misma. Y si encima te dan el Nobel, mejor, pero ya no importa, porque tú ya has obtenido toda tu vida tu premio diario.

¿Cómo gratifica la investigación?
Es como un enorme puzle que tiene un premio cotidiano; incluso los días en que no logras nada se hace más y más interesante, porque cada error elimina una posibilidad de volver a equivocarte.

Y si encima descubres algo, estupendo.
Entonces, además, tienes la recompensa de saberte útil y, si tus colegas te lo reconocen, ya es la felicidad completa. Porque eso a veces es más difícil que el Nobel.

¿Hacía dónde investiga usted ahora?
Procuro no ser demasiado práctico, porque la mayoría de dinero y talento se dirige hoy hacia la biomedicina y es un error, porque es demasiado aplicada y en ciencia el camino más corto entre dos puntos es un largo rodeo por la teoría y la investigación básica.

Eso parece alejarse de las soluciones.
Al contrario, la mayoría de las soluciones en ciencia puntera surgen cuando no las buscas. Te tropiezas literalmente con ellas cuando buscas otras… Siempre que estés trabajando mucho, por supuesto.

Fuente: http://www.lavanguardia.com/lacontra/20120828/54342411572/la-contra-sidney-altman.html

DIETA DISOCIADA. ALIMENTACIÓN ADECUADA PARA LA SALUD Y LA LONGEVIDAD.

Estándar

Combinar correctamente los alimentos va a permitir una mejora digestión, una correcta asimilación, una adecuada evacuación intestinal y una desintoxicación continuada.

Una digestión demasiado lenta y laboriosa seguida de una tardía evacuación permite una reabsorción de las toxinas fecales y como consecuencia la fabricación de más grasa para poderlas almacenar.

Si no se da un descanso fisiológico al aparato digestivo, el cuerpo no puede desintoxicarse de forma continua.

Un cuerpo hinchado es un cuerpo intoxicado. Los órganos de desintoxicación son los riñones y el hígado. Si ambos no funcionan correctamente será muy difícil perder peso.

El secreto para conseguir el peso ideal, una sensación de bienestar intestinal y mejorar la salud a todos niveles está en la práctica de la nueva dieta del siglo XXI, una dieta que respeta la correcta combinación de los alimentos.

Como combinar nuestros alimentos

  • no combinar jamás almidones y féculas con ácidos

los ácidos destruyen e inhiben la secreción de la enzima ptialina, como resultado la digestión de los almidones se ve alterada e incompleta y ocasionará fermentaciones anormales en el duodeno. Por eso no se debe aliñar con vinagre ni limón cuando en un menú hay presencia de un almidón o fécula (pan, patatas, arroz, garbanzos..) ni se deben juntar en una misma comida las frutas muy ácidas con el plátano.

  • no combinar jamás proteínas fuertes con almidones fuertes

las proteínas son digeridos en un medio ácido en el estómago mientras los almidones y féculas precisan un medio alcalino para su digestión. Nada más ingerir una proteína se segregan los ácidos gástricos para la activación de la pepsina, lo que ocasiona la inmediata paralización de la digestión de los almidones. Entonces no son compatibles en una misma comida carne con patatas o pescado con arroz o una tortilla de patatas.

  • nunca combinar frutas dulces y azúcares con proteínas

las frutas dulces son de muy fácil y rápida digestión y por lo tanto no permanecen en el estómago ni siquiera media hora. Por el contrario las proteínas requieren varias horas para su larga digestión. Como consecuencia si se comen juntos , los azúcares quedarán retenidos en un medio húmedo y caliente con el resultado de una fermentación anormal. El yogurt y el requesón se consideran una excepción por estar predigeridos.

  • nunca combinar azúcares con grasas

las frutas muy dulces y la fruta descecada tienen una digestión muy rápida mientra los alimentos ricos en grasas tienen un proceso de digestión muy lento y el resultado es el mismo como en el caso anterior.

  • no combinar jamás frutas muy dulces con frutas muy ácidas

por ejemplo los plátanos, uvas, melones no combinan bien con el kiwi, ni el limón, ni la piña aunque sí se puede tomar un zumo de fruta ácida media hora antes de comer frutas dulces. En general las frutas ácidas van mejor por la mañana y las frutas dulces a mediodía y para la cena .

  • no combinar vegetales salados y amargos con frutas muy dulces

ajos, cebollas, rábanos, apio, perejil…etc, tienen distinto tiempo de digestión que las frutas muy dulces por lo que conduce a una fermentación. Pero la excepción está en las frutas muy ácidas o poco azucaradas como el kiwi, limón, pomelo, piña que sí son tolerables con hortalizas y ensaladas. Así por ejemplo se pueden combinar kiwi, piña o limón en una ensalada siempre que no haya ningún almidón en el mismo menú.

  • aguacates

hacen una buena combinación con ensaladas, fruta ácida y almidones, pero combinan mal con fruta dulce y azúcares. Los aguacates son una de las mejores fuentes de grasa y excelente proteína, pero son un alimento fuerte por lo que no se debe abusar de ello ni combinarlo con frutos secos, semillas y proteínas fuertes. Una ración es medio aguacate.

  • tomates

aunque habitualmente se considera una fruta ácida, los tomates que se cultivan en España apenas tienen acidez especialmente si se comen bien maduros, por lo que nosotros considerando su gran riqueza enzimática , somos partidarios de consumirlos con almidones y proteínas pero nunca con frutas muy dulces ni muy ácidas. El tomate bien maduro no debe faltar en ninguna ensalada, por su gran valor alcalinizante.

  • nunca comer juntos dos féculas y/o almidones distintos

ésta es una de las peores combinaciones y de las más practicadas. Por ejemplo arroz con lentejas, potaje con lentejas y patatas, o pan para “sucar” en presencia de patatas, arroz, legumbres…etc, bocadillo de tortilla de patatas.

  • nunca combinar dos proteínas de muy distinta naturaleza entre sí

la putrefacción que ocasiona la mala digestión de las proteínas es una de las fuentes de mayor toxemia. Debemos evitarla a toda costa. La combinación de dos proteínas muy similares puede considerarse aceptable, como por ejemplo yogurt en una salsa dentro de un menú en el que también entre algo de queso, etc

Algunos ejemplos de mala combinación de los alimentos

Nunca pan y patatas
Nunca pan y arroz
Nunca pan y garbanzos
Nunca kiwi y plátano
Nunca tomate y limón
Nunca lentejas y arroz
Nunca lentejas y patatas
Nunca huevo y patata
Nunca plátano y limón
Nunca jamón y melón
Nunca carne con patatas
Nunca pescado con arroz
Nunca higos con nueces
Nunca vinagre o limón en la ensalada con pasta o arroz o patatas
Nunca leche con pan
Nunca dátiles y almendras

Algunos ejemplos de buena combinación de los alimentos

Pan o pasta con aguacate
Fruta de cualquier tipo con yogurt o 100g de requesón
Uvas, peras, plátano y dátiles
Patata con verduras
Huevo con pan dextrinado
Pescado con limón
Carne con postre de piña natural
Ensaladilla rusa pero sin atún
Fruta con pan dextrinado
Fruta con copos de avena
Ensalada de hortalizas frescas SIN vinagre con arroz (almidón)
Ensalada de hortalizas frescas CON vinagre con setas (proteína)
Uvas con castañas
Fresas con miel y nata montada
Yogurt con muesli
Quinoa con verduras salteadas

DIETA DISOCIADA SIMPLIFICADA

Desayunos a elegir

Fruta de la estación, yogurt con muesli.
Fruta de la estación con pan dextrinado, 100g de requesón con miel o mermelada de arándanos
Infusión o zumo de manzana, tostadas de pan con tomate y 100g de requesón. Una manzana
Infusión o zumo de manzana. Bocadillo de medio aguacate, tomate, ajo o cebolla y lechuga. Una manzana
Leche vegetal ( soja, arroz, avena….etc) con cereales (copos de avena, muesli o tipo cornflakes), una cucharada de postre de polen. Pera o manzana
Nada de nada

Comida
Un plato grande de ensalada de hortalizas frescas sin vinagre ni limón.
Verduras de la temporada a mezclar con un solo almidón / fécula a escoger:

Patatas
Arroz
Pasta
Legumbre
Pan
Calabaza
Castañas
Boniatos
Quinoa

Postre : manzana, pera, papaya, compota, yogurt sin endulzar

Cena
Gazpacho o ensalada con vinagre de sidra
Escalibada o verduras de la temporada a mezclar con una sola proteína a escoger:

Pescado
Carne
Ave
Huevo
Queso fresco 100g max.
Tofu
Setas o champiñones
Guisantes
Frutos secos 12 piezas de una sola variedad ( nueces 6)

Postre: yogurt natural, manzana, pera, compota, papaya

Fuente:  http://www.farmacia-internacional.net/ms/txt.php?id=48

SIETE SENCILLOS PASOS PARA MEJORAR TU SALUD CUIDANDO DE TI MISMO

Estándar

Por la doctora Christiane Northrup

Uno de los mayores desafíos al que se enfrenta la mayoría de la gente es aprender cómo cuidar de sí mismo. Se requiere un delicado equilibrio entre lo que a menudo parecen polos opuestos. Me he pasado la vida estudiando el cuidado de uno mismo. Y he llegado a la conclusión de que un buen cuidado es indudablemente el aspecto más importante de nuestra salud. La programación de sacrificio conduce a sentimientos que destruyen la salud, como la culpa, el resentimiento, la ira y otras emociones vinculadas a altos niveles de hormonas del estrés. El sacrificio nos afecta en un nivel del alma, nuestro espíritu gravita naturalmente en la alegría y la felicidad. Es por eso que el sacrificio en última instancia, nos enferma y nos mantiene atrapados en situaciones sin salida.

Lo bien que nos preocupamos por nosotros mismos como adultos a menudo está determinado en parte por la manera en que nuestras madres se preocupaba por nosotros (y por ellas mismas). Sin embargo, es nuestra responsabilidad aprender cómo cuidar de forma óptima de nosotros mismos, independientemente de lo que pasó (o no) con nuestras madres. Refinamos este proceso a lo largo de toda nuestra vida.

La clave es saber en tu corazón, que la mejor manera de cuidar a los demás es cuidarse a sí mismo. Sé que esto requiere un cambio de paradigma para muchos de vosotros. A pesar de lo que te han hecho creer en tu educación, el cuidado de uno mismo no es un ejemplo de un modelo de suma cero, donde la ganancia es la pérdida de otro. Todos se benefician de alguien que sabe cómo cuidar de él o ella misma. El autocuidado preserva y mejora la salud de todos los que te rodean. Los asistentes de vuelo tienen razón cuando dicen: Asegúrate tu propia máscara de oxígeno antes de ayudar a otros.

Siete pasos sencillos para mejorar su salud a través del cuidado de uno mismo:

PASO 1 – CONECTA CON EL FLUJO DE ENERGÍA CURATIVA REGULARMENTE
Tu cuerpo está conectado a una corriente de energía de sanación (también conocida como chi, prana, luz, fuente y Dios) que puedes absorber a voluntad. Todo lo que necesitas hacer es ser consciente de ello y estar abierto a recibirlo. Esta es la base del poder curativo de la oración. Una forma particularmente poderosa para absorber esta energía curativa consiste simplemente en sentarse con las piernas y brazos sin cruzar mientras escuchas música clásica, recibiendo así el flujo de sanación energética. Esta práctica, que está a disposición de todo el mundo, se asocia con muchas curaciones físicas y emocionales bien documentadas en todo el mundo, que no pueden ser explicadas por la medicina convencional.

PASO 2 – SEPA QUE USTED ES SU MEJOR MADRE
Trátate a ti mismo como una madre ideal lo haría al hablar contigo de una forma maternal y maravillosa, proveyéndote de todo lo que desearías haber recibido de tu propia madre. Por ejemplo, dite a ti mismo: “Cariño, ya veo que estás cansado. ¿Por qué no te acuestas y tomas una buena siesta?. Cuando te levantes, “vamos a tomar una buena taza de té caliente” o “Veo que necesitas un descanso. ¿Qué tal un buen baño caliente y un buen libro”. Consiga imaginarse la situación.

PASO 3 – HAGA ALGO AGRADABLE TODOS LOS DÍAS
Tomarse tiempo para el placer y la diversión, disminuye las hormonas del estrés cortisol y adrenalina, que, con el tiempo, son responsables de enfermedades del corazón, cáncer, y enfermedades crónicas como la artritis y la hipertensión. Además, cuando te tomas el tiempo para el disfrute, serás capaz de acercarte a las arduas tareas con más energía y mejores perspectivas.

PASO 4 -. RESPIRA PROFUNDA Y COMPLETAMENTE DE FORMA REGULAR
Respirar por la nariz completamente atrae lo demás instantáneamente y restaura el sistema nervioso parasimpático, ayudando al cuerpo a metabolizar las hormonas del estrés. Pon notas tipo post-it en el teléfono, el ordenador y el espejo del baño. Escribir RESPIRAR en letras hermosas que te eleven y recuerden que tienes que respirar por completo.


PASO 5 – OBTÉN AYUDA PARA TU PROPIO CUIDADO
Encuentra un compañero de auto-cuidado y poneos de acuerdo en que cada uno de vosotros va a exigir cuentas al otro para cuidar de sí mismo. Alardead entre vosotros de lo bien que lo estáis haciendo y sobre todo lo bien que cuidas de ti mismo. Llama a tu amigo cuando comiences a caer en el exceso de atención de los demás.

PASO 6 – UTILICE EL INCREÍBLE PODER DE NO
Cuando alguien te pide que hagas algo que realmente no quieres hacer, di ¡NO! Esto es especialmente importante si decir “no” te hace sentir culpable o indigno. En la mayoría de los casos esto significa que usted está dejando que las necesidades de los demás ensombrezcan las suyas propias. Sólo tú sabes hasta dónde puedes llegar sin excederte en compromisos. Con el tiempo, podrás fortalecer tu músculo “no” y también atraer a los amigos que apoyan la necesidad de fijar límites sanos. Recuerde, diciendo “no” a otra persona por lo general significa decir “sí” a ti mismo!

PASO 7 – NO ESPERES PERMISO PARA EMPEZAR A CUIDAR DE TI MISMO
Créeme, nadie te lo va a dar, aunque sé cuánto deseas que alguien lo haga. Prepárate para que te llamen “egoísta” cuando empieces a tener un mejor cuidado de ti mismo. Y cuando alguien te llama así, celébralo. Después de todo, el cuidado de uno mismo es la prevención en el nivel más fundamental.

Fuente:  http://www.hungryforchange.tv/the-power-of-love

EL GRAN FRAUDE DE LOS COSMÉTICOS

Estándar

El pasado martes, Mercadona retiró 11 productos cosméticos después de una evaluación realizada por la Agencia Española de Medicamentos y Productos Sanitarios. Ayer, esa misma agencia publicó un comunicado explicando que el problema era de orden administrativo y no existía ningún peligro para la salud de los consumidores.

Me parece un buen momento para que hablemos del verdadero problema de fondo. La industria cosmética se sostiene sobre una mentira: hacer creer a sus clientes que la eficacia de sus productos tiene una base científica.


Permitidme comenzar con una anécdota. Cuando trabajaba en Cambridge, coincidí en una cena con un investigador que acababa de ser fichado por una conocida marca de cosméticos. El tipo estaba muy contento con su nuevo sueldo -varias veces superior al de un profesor universitario-, pero se sentía muy frustado por la escasa relevancia de su trabajo en el desarrollo de nuevos productos. Su empresa gastaba 250 veces más en marketing que en investigación. Lo único que preocupaba a sus jefes era contar con estrellas de Hollywood que anunciasen sus lociones.

Las bases científicas de los cosméticos son comprendidas desde hace décadas. La industria de la belleza se sustenta sobre un marketing muy sofisticado que esconde un burdo timo.

Tomemos como ejemplo las cremas: todas funcionan igual. Mantienen la piel suave porque reducen la evaporación en la epidermis. Una crema hidratante de 2 euros es tan eficaz como la “super-loción-de-París” que cuesta 100 euros.

Lo mismo ocurre con los tratamientos antiarrugas. Un antiarrugas es, simplemente, una crema hidratante a la que se le añaden proteinas vegetales. Esas proteinas son cadenas de aminoácidos muy largas y que se estiran mientras están rodeadas de crema. Cuando la crema se seca de la piel, las cadenas de aminoácidos se contraen y tensan la piel. Por eso reducen temporalmente las arrugas. Funciona igual el antiarrugas más caro y el más barato.

“¡No puede ser!”, me diréis. “La loción que yo uso incluye Micropartículas-con-Tecnología-Nutriplex-y-Estimulina-de-ADN”.

Aquí está el nudo del asunto. La eficiacia de estos “super-ingredientes” (a los que bautizan con términos que parecen muy técnicos) carece de toda base científica.

Las empresas cosméticas quieren hacernos creer que realizan investigación de vanguardia, pero sus estudios ni se publican en revistas científicas ni pasan los mínimos criterios que requiere el método científico. Para ser aprobados, los productos cosméticos sólo tienen que demostrar que no son perjudicales para la salud. En cambio, para que un medicamento sea aprobado, es necesario demostrar no sólo que no es perjudicial, sino que además funciona. El desarrollo de un medicamento requiere de años de ensayos clínicos. Las líneas de cosméticos se renuevan a cada temporada.

Entonces, ¿por qué las empresas cosméticas no son denunciadas por publicidad engañosa?

Porque la industria cosmética mueve miles de millones de euros y eso significa que puede pagarse excelentes abogados. Tener buenos abogados no sólo es útil cuando vas a juicio, sino también cuando redactas los anuncios de tus productos. Estas empresas se cuidan mucho de no decir mentiras, pero consiguien, a la vez, que el cliente entienda lo que a ellas les interesa.

No tengo nada contra quienes disfrutan comprando cosméticos caros. También hay gente que encuentra su felicidad comprando ropa de marca. Mejor para ellos. Lo que me indigna de la industria cosmética es que utiliza la confianza que la sociedad tiene en la Ciencia para enriquecerse con productos dignos de alquimistas medievales.

Nota: Si os interesa este tema, os recomiendo el libro “Bad Science”, escrito por Ben Goldacre, investigador médico en la Universidad de Oxford. En sus páginas podéis encontrar multitud de detalles sobre los fraudulentos ensayos clínicos de las empresas cosméticas y también los argucias legales para evitar denuncias por publicidad engañosa.

Fuente:  http://www.principiamarsupia.com/2012/08/17/el-gran-fraude-de-los-cosmeticos/